Columnas

Sin secretos y sin familia

La corrupción fue de tal magnitud que al nuevo gobierno le ha parecido necesario un código de ética con disposiciones que deberían ser obvias, como por ejemplo: los aviones presidenciales serán usados única y exclusivamente para asuntos de carácter oficial del Estado. Se deberá difundir el listado de las personas que viajaron en el avión presidencial, así como una descripción del equipaje o carga correspondiente a cada pasajero, la ruta seguida por el avión, el destino del viaje y su propósito, hasta 48 horas después de la culminación del viaje.

Cualquier persona que desconozca la realidad ecuatoriana de los últimos catorce años y que lea esto, pensará que aquello se sobreentiende, porque desconoce la cantidad de historias sin resolver que giraron alrededor de viajes. Un ejemplo, el hallazgo de droga en vuelos diplomáticos, o vuelos sin pasajeros pero con varios destinos, y aquellas grandes comitivas que no cabían en un solo avión.

Incluso puede resultar exagerado que se agreguen más limitaciones al nepotismo en la contratación -de cualquier naturaleza- que ya existe, como por ejemplo, la prohibición a los familiares de los funcionarios señalados a contratar, directa o indirectamente, con las entidades públicas de la Función Ejecutiva; aclarando que se refiere a todas las dependencias, es decir, no solo a aquella en la que labora el pariente.

¡Es que hubo tanto tráfico de influencias! El hermano del exministro de Gobierno, José Serrano, fue nombrado funcionario en la Embajada de Ecuador en Francia, la hija del expresidente Lenín Moreno como consejera en la Misión Permanente del país en Naciones Unidas. Las hermanas Banegas, Jorge Glas y su tío Rivera, los hermanos Alvarado y todo lo que fueron capaces de hacer.

El código obliga a los servidores a atender reuniones solo si con anterioridad se solicitan por escrito, y deberá constar el objetivo de la reunión. Luego de ello deberán redactar un acta detallando los compromisos a los que pudo llegarse.

Además, todo servidor público estará obligado a mantener ruedas de prensa y a responder a los periodistas. Ya no podrán negarse a contarnos qué hacen con nuestros recursos.