Columnas

Murió Maturana

Muchísimas gracias póstumas Humberto Maturana, por habernos permitido en Guayaquil, el 28 de septiembre de 2010, en el Salón de Presidentes del Centro de Convenciones participar, aunque sea mínimamente, de su excepcional pensamiento. A esta conferencia, El arte de gobernar en tiempos de crisis global, acompañado por la Dra. Ximena Dávila, cofundadora de la Escuela Matríztica, nos atrevimos a invitarlos para conmemorar los 11 años de vida de la pequeña Universidad Casa Grande.

El Dr. Maturana, biólogo chileno, es uno de los personajes de mayores aportes en el ámbito continental y mundial, vinculados a su teoría de la Autopoiesis, sobre la característica de un sistema capaz de reproducirse y de mantenerse por sí mismo.

Sus descubrimientos sobre los mecanismos del conocimiento humano lo convirtieron en candidato al Premio Nobel de Medicina y Fisiología, obtuvo su doctorado en la Universidad de Harvard, fue investigador de Massachusetts Institute of Technology, MIT, manteniendo su vinculación con universidades chilenas hasta el fin de su vida. Recibió honores y doctorados; sus publicaciones, algunas en coautoría de otro científico chileno Varela, traducidas a varios idiomas, siguen formando parte del patrimonio científico de la humanidad.

Posteriormente, sus hallazgos biológicos del sistema nervioso lo orientaron a interesarse en los sistemas sociales.

Desde Matríztica, su centro de estudios y formación en Chile, se enfocó también en las emociones, el lenguaje y la educación “en su deseo de mostrar cómo la expansión del entendimiento de la naturaleza del vivir y el lenguaje permiten comprender cómo el mutuo respeto y la honestidad son el fundamento biológico-cultural del convivir democrático”.

Al evento en UCG asistieron 800 académicos y alumnos de varias universidades del Ecuador. La conferencia fue organizada conjuntamente con el Instituto de Altos Estudios en Biociencias para la Vida S.A., Ieabios.

La Universidad Casa Grande entregó un certificado de Profesor Honorario al Dr. Humberto Maturana, cuya copia conservamos como reliquia. El honor fue nuestro. Aún tiene seguidores fieles en nuestro claustro académico.