¿Lloramos o aprendemos de ti, Gustavo?

  Columnas

¿Lloramos o aprendemos de ti, Gustavo?

Así lo hiciste la última vez que conversamos con el filósofo español Javier Gomá, Francisco Huerta y Eduardo Albert en la UCG, en noviembre del 2020. ¡Aprendamos todos de Gustavo!

¿Cómo me acerco a tu inesperada partida? Tu vida ha dado vueltas en 360 grados, dejando muchas huellas que marcan caminos con direcciones claras y desafiantes.

Pienso en tu familia que amaste intensamente, no sin algo de dolor y muchas satisfacciones. Fui maestra de tu adorada hija, hoy contigo; tú mujer, gran líder, que me ayudó a sacar adelante Fasinarm con Yolanda de Blum; tu otra hija profesional, hoy la directora de la fundación, entre otras joyas que tuviste.

La educación y la formación de jóvenes fue una potente faceta que compartimos. Hoy me dirijo a ellos, algunos creyendo en añejas utopías y placeres peligrosos… También hay idealistas comprometidos con un futuro mejor planeta, respetando la naturaleza, sin violencia y más igualdad. Les digo que este hombre que nos acaba de dejar, les dedicó parte importante de su tiempo y vida para orientarlos por el camino correcto.

¡Los aportes de Gustavo a la Universidad Católica de Guayaquil como rector y Nila Velázquez como vicerrectora, fueron ejemplificadores para la Educación Superior de Ecuador!

Durante 40 años vivió la empresa privada en el ingenio más grande del país, la dinamia de la producción, el respeto al trabajador y los aportes conjuntos de una sociedad con sector público, privado y sociedad civil. Es la sociedad que él valoraba, más no la totalitaria.

Como diplomático fue miembro de la Comisión Negociadora de la Paz con el Perú. ¡La paz fue uno de sus grandes valores!

Finalmente, fue presidente Constitucional de la República del Ecuador en el período 2000-2003, luego de la Vicepresidencia y la Gobernación del Guayas. Fue un periodo convulsionado y peligroso del que salió airoso y nuestro país beneficiado.

Es duro aceptar que no podemos contar con tu opinión experimentada y profunda, sin soberbia, sin sentirte dueño de la verdad y con un toque de humor que aterriza todo, finalmente, en nuestra pequeñez. Así lo hiciste la última vez que conversamos con el filósofo español Javier Gomá, Francisco Huerta y Eduardo Albert en la UCG, en noviembre del 2020.

¡Aprendamos todos de Gustavo!