Vacunación infantil

  Columnas

Vacunación infantil

Responsabilizo a la ministra de Salud de cualquier complicación, reacciones adversas o efectos secundarios de carácter anafiláctico que se presenten en los niños que sean vacunados

Las vacunas dieron un giro espectacular a la salud mundial, en tratándose de productos biológicos que inoculados en la infancia, daban a quienes las recibían un nivel de protección prácticamente absoluto frente a una serie de padecimientos que diezmaban o dejaban graves secuelas en la población infantil de antaño; gracias a ellas, tenemos una infancia eubiótica y libre de estas lacras.

La pandemia de COVID-19 ha sido una experiencia tenebrosa para la humanidad, dado que su incidencia y prevalencia, así como la tasa de mortalidad que la acompaña, alcanzaron niveles escalofriantes que llenaron de pavor a los habitantes de toda la superficie terrestre.

Los científicos desarrollaron las vacunas y no podemos dejar de reconocer que todas ellas, hasta la fecha, tienen el carácter de experimentales ya que ninguna ha sido certificada científicamente, es decir: su potencia, el tiempo de duración o vigencia de los anticuerpos formados y un total desconocimiento de las reacciones adversas o efectos secundarios que podrán presentarse luego de su aplicación.

Nosotros, en un acto disciplinado, aceptamos aplicárnoslas a sabiendas de lo que son, ya que era necesario reducir la contagiosidad, bajar la mortalidad y permitir un grado importante de reactivación económica que sin duda se ha logrado.

Pero, la vacunación a niños entre 5 y 11 años es otro cantar y estoy completamente en contra de que se haga efectiva entre nosotros. No será un ejecutivo de Pfizer, quien haciendo una apología de las bondades de su vacuna, propugne decididamente su aplicación a este grupo etario, lo cual es una intromisión irresponsable, comercial y nada ética.

No deberá aplicársela mientras no haya en la literatura mundial, trabajos científicos que avalen su utilización pediátrica y que la OMS y la OPS hagan una declaración ratificando de que en esas edades es inocua y no entraña riesgos para quienes la reciban.

Responsabilizo a la ministra de Salud de cualquier complicación, reacciones adversas o efectos secundarios de carácter anafiláctico que se presenten en los niños que sean vacunados.

Y sigo andando…