Columnas

Mordaza

La vigencia del “Compromiso de Confidencialidad” será indefinida a partir de la fecha de su suscripción.

Ilusos nosotros que creímos que los efectos de la década llena de prepotencia, insultos, censura a la prensa, medios de comunicación y ciudadanos que deseaban expresar sus inquietudes libremente había pasado a la historia, cuando apenas hace poco aparece un documento publicado por el IESS denominado Compromiso de Confidencialidad de la Información.

En él se obliga expresamente a guardar sigilo, confidencialidad y reserva sobre el contenido de toda información generada, sea impresa, digital o electrónica, considerada como activo del IESS, fundamental para el cumplimiento de la misión del IESS.

Este “Compromiso” exige guardar la reserva y confidencialidad, sin el deterioro de cualquier tipo de información que se le suministre o a la cual llegare a tener acceso o conocimiento, y obliga al firmante a abstenerse de usar, disponer y/o publicar por cualquier medio, oral escrito y/o tecnológico la información suministrada, únicamente para los fines acordados por las partes.

Tampoco podrán divulgar dicha información a terceras personas sin que medie igualmente la respectiva autorización previa y escrita de la otra parte.

La vigencia del “Compromiso de Confidencialidad” será indefinida a partir de la fecha de su suscripción.

El verdadero propósito sin duda de este “Compromiso” de marras es que, a sabiendas de que la putrefacción ha desplegado sus tentáculos invadiendo al IESS, en donde se ha llegado a descubrir medicamentos hasta en los cielos rasos y que existen algunos directores de hospitales, amparados muchos de ellos por líderes políticos, que cual clones de Alí Babá, esquilman impunemente a sus instituciones, resulta imperativo darles todas las garantías para que su gestión rateril se cumpla en silencio y sin complicaciones.

Esto les permitiría mantener en absoluto secreto la información acerca de las compras que realizan y de los valores que se invierten en ellas; sin embargo, los autores de este mamotreto se olvidaron que este “Compromiso” se va en contra de los derechos constitucionales de los ciudadanos y de la Ley de Transparencia.

Y sigo andando…