Galo Lara y Carolina Llanos

  Columnas

Galo Lara y Carolina Llanos

Recordemos que Nelson Mandela paso 27 años en la cárcel, luego trabajó sin descanso para liberar a su país del Apartheid. Necesitamos la voz de Galo altiva, aún estamos en riesgo

Hace muchos años, nuestra querida Tamara Navas, una de las mejores creativas de Guayaquil, nos llamó a una reunión para presentarnos al asambleísta Galo Lara. Tamara quería contrastar con un grupo de amigos, su percepción de que Lara tenía un gran potencial político. Y así fue, luego de esa charla salimos con la idea de que Galo Lara tenía madera para mucho más que solo representar a la provincia de Los Ríos.

Este octubre, Expreso nos invitó a un diálogo con Carolina Llanos, quien, con lágrimas en los ojos, nos narró el infierno de terror que pasó por haber sido compañera de Galo; incluso un aborto por las agresiones que recibió, además de haber sido separada ocho años de sus hijos, sin poder ver su crecimiento.

También ese mes, el presidente Lasso recibía a Galo, a Carolina y a sus hijos en desagravio. Allí Galo dijo: “Carondelet fue centro de espionaje y persecución durante el autoritarismo. Desde esta casa, cuando estaba instalado el mal, nos persiguieron hasta la muerte misma. Esta casa, ahora que el bien se ha instalado aquí, nos abre sus puertas en señal de reivindicación moral. Esta es la casa del pueblo y no la de una organización criminal”. ¿Qué hizo Lara para que esa organización criminal forjara tantas pruebas, invirtiera decenas de millones de dólares, lo sentenciara en una sabatina y ordenara a los jueces su persecución?

Desde su curul en la Asamblea, Lara embistió con fuerza contra la corrupción del Gobierno de Correa; seguros para aviones de TAME de $ 1,4 millones, sobreprecio a los seguros de Petroecuador de $ 8 millones, sobreprecios en seguros de Celec por $ 1 millón, negociados en la compra y venta de petróleo y pagos anticipados a Petrochina de $ 1.000 millones, radares chinos de $ 60 millones y muchas más irregularidades que sumaban $ 2.292 millones. Todas estas presentadas a la Fiscalía y a la Contraloría.

Esta semana, la Corte Superior ratificó la inocencia de Galo Lara Yépez. Recordemos que Nelson Mandela paso 27 años en la cárcel, luego trabajó sin descanso para liberar a su país del Apartheid. Necesitamos la voz de Galo altiva, aún estamos en riesgo.