Tú me debes

  Columnas

Tú me debes

'Para frenar la curva ascendente de contagios tenemos que quedarnos encerrados en casa, es nuestra responsabilidad'.

El otro día, que por la circunstancia actual se siente como hace mucho tiempo, leí sobre un estudio de abogados en Florida, EE. UU., que han presentado una demanda contra el gobierno Chino por el contagio del coronavirus. Me pareció interesante pues nosotros tenemos una fuerte deuda con ellos y podríamos descontarles nuestra pérdida de los $ 6.059 millones que todavía les adeudamos. Con su desproporcionada generosidad económica, los chinos se aprovechan prestando dinero a cambio de recursos naturales. El mundo les debe, incluyendo a EE. UU., que con la caída de la bolsa de valores la semana pasada, puede que sean dueños de mucho más. Haciendo números, solo en turismo hemos perdido en 8 días $ 540 millones. Guayas por día pierde $ 68 millones en ventas y el resto del país $102 millones. Pensemos lo que el Ministerio de Salud está gastando hasta hoy; a su presupuesto tuvieron que inyectarle $ 553 millones más. Al final de toda esta pandemia los chinos nos van a quedar debiendo. De los $6.059 millones, por estos 8 días les podemos ya descontar $1.900 millones. El Ministerio de Finanzas podría empezar a ser un poco mas atrevido y menos diplomático, haciéndoles entender que una disculpa no es suficiente. Con eso no recuperamos a los más de 30 fallecidos, 1.200 casos confirmados, 1.692 casos con sospecha y solo 3 recuperados. Desafortunadamente es lo que se sabe y lo que no se sabe, quedará en el olvido. Quédate en casa, maravilloso para algunos, para otros un tormento: quedarte en casa cuando vives en un cuarto con toda una familia. Para frenar la curva ascendente de contagios tenemos que quedarnos encerrados en casa, es nuestra responsabilidad. Ello conlleva un esfuerzo faraónico de toda una población que no tiene qué hacer, ni qué comer y si se contagia, morir en soledad. Sí, los chinos tienen que responsabilizarse de toda la destrucción que han causado mundialmente. Jamás seremos los mismos ni recuperaremos a nuestros amigos o familiares que han fallecido o que quedarán por el resto de sus vidas afectados. Los errores de los gobiernos anteriores sí se pueden revertir, solo hay que tener voluntad y decisión de enfrentar a los dragones y hacerlos responsables, descontándoles lo perdido en una economía ya agonizante.