Columnas

Carnaval

No se puede promover el turismo si las necesidades básicas no están cubiertas, algo que es un derecho, y hemos evidenciado que no están preparados.

Era carnaval, todos en las playas y desafortunadamente sucedió. Para muchos el agua es un derecho y no lo es. El mar, los ríos, los esteros y el agua potable deben de ser prioridad para todo gobierno, sin ellos nuestra existencia acabaría. No comprendo cómo los GAD tienen mas derecho que el Gobierno Central, dejando los territorios abandonados y manejados por personas inexpertas que buscan un lucro personal a través de la política. 

Lo de Salinas es una tragedia. Creen que el pueblo es tonto y no se da cuenta, pero gracias a que enfureció pudimos vivir el momento en que la retroexcavadora liberaba el agua lluvia mezclada con aguas negras al mar, mientras los turistas se bañaban. 

Cuando uno asume una alcaldía el responsable es el alcalde. Echar la culpa a otros es de débiles que se esconden para no asumir su negligencia. Lo peor es que no es novedad: este accionar se da en los feriados en algunos balnearios de la Ruta del Sol. Punta Blanca es una cloaca continua donde los edificios de Punta Centinela desfogan sus aguas servidas al mar en la madrugada, para que no los vean. Las casas en los barrancos hacen lo mismo mientras uno está tomando sol y las rocas de los muros de contención lloran excrementos. Alguien dijo que exagerábamos al decir que toda la vida ha sido así. Chipipe debe su nombre a que la tubería desfogaba aguas negras todo el día por la Base Naval. Ni que hablar de Montañita, donde hicieron un contrato para el desfogue de aguas lluvias para una población de 3.000 habitantes y no consideraron que cuando hay feriados esta sube a 20.000. Las tuberías son pequeñas, las aguas se mezclan y las hacen desfogar al estero, abriendo también una zanja al mar. 

No se puede promover el turismo si las necesidades básicas no están cubiertas, algo que es un derecho, y hemos evidenciado que no están preparados. No creo que sea justo que el Gobierno invierta tanto dinero en turismo y que seamos solo una imagen con hermosos atardeceres en los videos del ministerio; nuestras costas están abandonadas. Es jueves …el silencio después de la tormenta. Pero somos más y no podemos seguir riéndonos y aceptando una calidad de vida tercermundista.