Columnas

¿De qué gobierno es el oro de Venezuela que está en Inglaterra?

"Las Naciones Unidas confirmaron el reconocimiento de la presidencia de Maduro"

maduro
Caracas. Foto de archivo del presidente venezolano Nicolás Maduro.Agencia

Es costumbre que países en desarrollo coloquen el oro que mantienen como reservas para respaldar sus monedas y lo utilicen como garantías en préstamos realizados o para hacer una rápida transacción, en lugar de tenerlo almacenado en sus territorios, donde consideran que no tienen la seguridad necesaria para su custodia. Por eso lo envían al Banco Central de Estados Unidos o a Inglaterra.

El problema presentado en la actualidad son los lingotes de oro valorados en $ 2.000 millones que están en las bóvedas del Banco de Inglaterra y que pertenecen a Venezuela, que ahora quiere venderlos y usarlos, según Nicolás Maduro, para combatir la propagación del coronavirus en ese país. El Banco de Inglaterra se ha negado a atender la petición de Venezuela con el argumento de que el Reino Unido reconoce como mandatario legítimo al líder opositor Juan Guaidó, reconocido a su vez por 54 naciones como presidente legítimo.

El 4 de febrero de 2019, el entonces secretario de Asuntos Exteriores británico, Jeremy Hunt, emitió una declaración en la que reconocía a Juan Guaidó como “presidente interino constitucional de Venezuela hasta que se puedan realizar elecciones creíbles” en el país sudamericano.

El reclamo hecho por el gobierno de Maduro se está tramitando en una corte de Londres, que acaba de decidir en favor del gobierno provisional de Guaidó, porque es la autoridad legítima de Venezuela para mover el oro de Inglaterra, ya que el régimen de Maduro fue elegido fraudulentamente. La sentencia ya fue apelada a la Corte Suprema y habrá que esperar esa última resolución. Hasta la fecha que suscribimos este artículo, no se conoce todavía el resultado de la apelación. Las Naciones Unidas confirmaron el reconocimiento de la presidencia de Maduro.

La solución, para nuestro parecer, es que el oro sea entregado a la Unicef, para que este organismo de NN. UU. invierta en medicinas y todos los rubros necesarios para combatir la pandemia en Venezuela. 

Es de esperar que esta solución sea aprobada por los dos gobiernos de Venezuela, aunque lo vemos difícil en un país convertido en Estado fallido. Pero, por razones humanitarias, por lo menos deberían ponerse de acuerdo para esta posible fórmula.