Turismo receptivo

  Columnas

Turismo receptivo

La final de la Copa Libertadores es una oportunidad para destacar como país y para impulsar el turismo receptivo como fuente de atracción de recursos, inversiones y empleo.

La final de la Copa Libertadores se jugará en Guayaquil el próximo 29 de octubre en el estadio Monumental. Se esperan 50.000 turistas. Se hospedarán en hoteles de Guayaquil, Quito, Cuenca y Manta. Eso significa que circularán recursos económicos por concepto del gasto de esos turistas en aerolíneas, alojamientos, servicios de alimentos y bebidas, agencias de viajes, operadores de turismo, transportación, atracciones y comercio en general.

Conseguir que esta final se realice en Ecuador significa una excelente gestión del Gobierno Nacional para mejorar las cifras del turismo, permitiendo cumplir un doble objetivo: captar 60 millones de dólares del exterior en beneficio de la economía nacional y ratificar a Ecuador en el mapa turístico mundial. Se espera que 5 billones de personas vean este evento y que los turistas que nos visiten se queden con nosotros una semana antes o después de la final para conocer otros lugares del país. Si tienen una buena experiencia, lo probable es que regresen en el futuro y nos recomienden como destino a sus conocidos.

Es vital que todos los sectores de la sociedad trabajemos en conjunto para que esas semanas sean impecables. Lucirnos como anfitriones. Eso también implica que el Gobierno Nacional siga trabajando mancomunadamente con los respectivos gobiernos autónomos descentralizados para fortalecer la seguridad en los lugares donde circularán los turistas, asignar suficientes agentes de migración en los aeropuertos que serán usados, coordinar la logística y transportación para que la actividad comercial y turística fluya con normalidad.

El turismo fue uno de los sectores más afectados por la pandemia y el paro indígena. Este partido de fútbol le permitiría crecer a esa actividad económica.

La final de la Copa Libertadores es una oportunidad para destacar como país y para impulsar el turismo receptivo como fuente de atracción de recursos, inversiones y empleo. Aprovechémosla cuidando los detalles y promocionando con una supercampaña publicitaria, mientras continuamos trabajando en otras iniciativas como de atracción del turismo de congresos y convenciones, turismo médico, otros eventos deportivos y un gran etcétera.