Columnas

Todo o nada

Ayudarnos es fácil para EE. UU. y significa casi todo para Ecuador. Además, posiciona mejor a Estados Unidos en la geopolítica regional versus China y Rusia. 

Es un gobierno de transición. No va a la reelección. Tiene el mérito de haber desmontado parcialmente la estructura de la dictadura, su legado debe ser la creación de empleo. Para lograr ese objetivo hay que ejecutar varias tácticas. 

La primera: promover la reforma al Código de Trabajo para instaurar nuevas modalidades de contrato de trabajo, como el trabajo por horas (reforma constitucional), contrato por proyecto, ampliar el contrato de prueba y eliminar el recargo del contrato eventual. Esto, sin eliminar los derechos laborales que las modalidades actuales otorgan a los que tienen el privilegio de tener un empleo adecuado, mientras se facilita la posibilidad de contratación de los cinco millones de desempleados. Segundo: derogar acuerdos del Ministerio del Interior que restringen horarios del comercio y el derecho humano a trabajar, cuando lo que más se requiere es crear más fuentes de empleo y pago de tributos. Tercero: firmar un acuerdo comercial con los Estados Unidos. Perú y Colombia lo suscribieron en el 2011. Tienen esa ventaja competitiva sobre los productos ecuatorianos. Hasta eso, dependemos de la buena voluntad de Estados Unidos en renovar el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) que vence a finales del 2020. 

El presidente Moreno ha tenido aciertos, como ir a Washington. Desde hace 17 años ningún mandatario ecuatoriano visitaba la Casa Blanca. La idea es restablecer la relación con nuestro principal socio comercial. Un acuerdo comercial con Estados Unidos reduce los costos de insumos, maquinaria y tecnología para la industria, además de abaratar los productos que provienen de ese país y que los ecuatorianos consumimos. 

Ayudarnos es fácil para EE. UU. y significa casi todo para Ecuador. Además, posiciona mejor a Estados Unidos en la geopolítica regional versus China y Rusia. 

El empleo es el mejor plan social. Soluciona problemas transversales de diferentes tipos. Si el presidente Moreno logra ejecutar estas tácticas, tendrá el legado de ser el presidente que conservó y creó más fuentes de trabajo, mejorando la calidad de vida de los ecuatorianos.