Columnas

Está en nosotros

El virus no es culpa de ninguno de nosotros, propagarlo si, pero la única forma de que eso esté bajo control es con responsabilidad individual y eso sí que no se consigue por decreto

Durante días venimos escuchando cómo se ha complicado la situación por el COVID en el país y muchos opinan que debe existir un nuevo confinamiento. Sin embargo, varios estudios a los que hice referencia en un artículo anterior hablan de la baja eficacia de los confinamientos y señalan sus graves efectos secundarios.

El INEC publicó recientemente que la primera causa de muerte entre menores de 18 años es: suicidio. En la publicación solo se proporcionó esta cifra con datos dl 2019. ¿Se imaginan lo que van a decir las de 2020? Un año donde los niños han debido acostumbrarse a una realidad que no merecen vivir.

Los expertos lo han dicho, la mejor estrategia además de las normas de bioseguridad es: proteger a los vulnerables.

Existen formas de cuidarse sin confinamiento generalizado y además, si compartes tu hogar con alguien vulnerable, evitar contagios: mascarillas, distanciamiento, pruebas rápidas de antígeno, etc.

Ojo, con esto no quiero decir que con un resultado negativo en una prueba vayas a abrazar al abuelo, pero sí disminuyes mucho las probabilidades de que tu infección cause un contagio a todos quienes comparten la casa contigo.

Este fin de semana la gran noticia fue que un colegio particular osó hacer una fiesta de graduación en medio de una pandemia.

De acuerdo, si no cumplieron con las medidas deben ser sancionados pero por favor, no nos convirtamos en una sociedad que sataniza adolescentes que quieren festejar que terminaron sus 12 años de colegio. Muchos de los que hoy los critican seguro si tuvieron fiestas de graduación, clases presenciales, reuniones de amigos, y tantas cosas que hasta hace un año dábamos por sentadas.

No pretendo excusar a nadie que haya incumplido con medidas ya establecidas pero sí abogo por ser un poco menos juzgadores y mucho más humanos.

El virus no es culpa de ninguno de nosotros, propagarlo si, pero la única forma de que eso esté bajo control es con responsabilidad individual y eso sí que no se consigue por decreto.