Columnas

¡Nos subimos al capitalismo consciente!

¿Estamos las universidades formando profesionales capaces de crear o administrar empresas Sistema B? ¿Estamos los consumidores exigiendo a las empresas que se hagan responsables por sus impactos? 

Una de las limitaciones del capitalismo es que se ha enfocado exclusivamente en el capital financiero. Ethan Roland y Gregory Landua en su libro “Regenerative Enterprise” señalan que se debe tener una visión más amplia del capital, además del financiero, incorporar la regeneración del capital natural, social, intelectual, humano y cultural.

Desde varios sectores se ha hecho el llamado de acción hacia un capitalismo naturalista, consciente o responsable. Se necesita un sistema económico en el cual las empresas sean responsables por los impactos sociales y ambientales que generan. Empresas con efecto neto cero en cuanto a emisiones de gases de efecto invernadero, que conserven o regeneren las fuentes de agua, la biodiversidad y contribuyan a resolver problemas sociales como la desnutrición infantil.

Un ejemplo son las empresas Sistema B, un movimiento social que promueve una nueva forma de capitalismo, hace el llamado de acción para hacer negocios con propósito, negocios que generen rentabilidad razonable para sus inversionistas y contribuyan a resolver los problemas más apremiantes de la sociedad.

Este movimiento propone un esquema de certificación para distinguir a empresas con un modelo de negocio y operaciones con impacto positivo en la comunidad, trabajadores, medio ambiente y consumidores. Existen cerca de 4000 empresas certificadas en todo el mundo, 16 en Ecuador, entre las cuales están Pacari, El Ordeño, Hotel Carlota, Tippytea. En esta dirección, desde el 2019 en Ecuador existe la forma de empresas de beneficio e interés colectivo (BIC).

Las empresas BIC constituyen una nueva forma de capitalismo, pero aún es un movimiento periférico. ¿Estamos las universidades formando profesionales capaces de crear o administrar este tipo de negocios? ¿Estamos los consumidores exigiendo a las empresas que se hagan responsables por sus impactos? ¿Están los bancos colocando préstamos para la constitución de este tipo de negocios?

Una nueva forma de capitalismo está en marcha, todos podemos contribuir desde nuestro rol en la sociedad.