La incógnita colombiana

  Columnas

La incógnita colombiana

No importa que no participe en debates o su edad, sino que diga algo que la gente quiere resolver

Cuando este artículo se publique, el resultado de las elecciones presidenciales de Colombia en primera vuelta será conocido. La opinión generalizada en medios y líderes de opinión es que el triunfador será el candidato izquierdista Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá. No es seguro que gane en primera vuelta.

Las razones que abonarían al triunfo de Petro es la insatisfacción con el presidente Duque y con la línea política de centroderecha que es representada en cuestiones de alza de costo de alimentos y la no resolución del asentamiento de los exguerrilleros, más los problemas de corrupción que han aparecido y horadado instituciones fuera de sospecha.

Petro es cuestionado por su inclinación a los socialismos latinoamericanos, su dependencia de Cuba y Venezuela y su apertura a la guerrilla. Los candidatos de centroderecha Sergio Fajardo y ‘Fico’ Suárez tampoco están seguros de llegar a un segundo puesto ventajoso.

En un reciente artículo de la revista Perfil de Buenos Aires, Jaime Durán plantea que el resultado sería distinto. La gente busca candidatos que no tengan nada que ver con el mundo político vigente. El favorito sería Rodolfo Hernández. Para Durán sería en segunda vuelta el más peligroso para Petro; tiene la ventaja de no haberse contagiado con “los políticos tradicionales”. La tesis de Durán se fundamenta en la encuesta que aplicó recientemente en Colombia; “solo 11% se interesa mucho por la política; un 25% algo y un 39% poco. No le interesa en absoluto al 26%”. Con fuente en la encuesta de Celac (2022), “la corrupción preocupa al 45%; la pobreza y falta de empleo el 28 %; la delincuencia el 11%; la clase política 9% y el narcotráfico el 6%”. Estos tuvieron lugar secundario en el discurso político.

Lo que se vive en la región es el “triunfo del caos” de acuerdo al último libro de Durán lanzado en Washington recientemente. “Los jóvenes dicen que las discusiones sobre los partidos políticos son para abuelos que no saben usar YouTube”. En la sociedad del internet, caos significa levantamientos y protestas que plantean “insatisfacciones sin coherencia”.

Si el domingo Petro es primero y Hernández segundo, este puede derrotarlo. No importa que no participe en debates o su edad, sino que diga algo que la gente quiere resolver.