Monopolio: unos pocos clics

  Columnas

Monopolio: unos pocos clics

Entre tanto todos nos llenamos la boca de compromisos con la era digital’

Entre los regalos anticipados de Navidad que llegaron a casa apareció por ahí una versión novedosa del viejo y por todos conocido juego de Monopolio.

La principal novedad ha sido encontrarme con que el banco es ahora 100 % electrónico. Atrás quedaron los billetes, el conteo, los errores y hasta la excepcional movida del tahúr que con particular dominio de colores y las cantidades logra engañar a los demás.

El banco electrónico que, por supuesto, me fue presentado por niños, no por adultos, es tan simple que cuando me explicaron su funcionamiento quedé pasmado. Inserta su tarjeta un jugador para pagar, se hace un débito, inserta su tarjeta otro jugador, se acredita lo debitado al anterior, y así sucesivamente. Ojalá pudiera graficar la sencillez del dispositivo; ojalá pudiera graficar la expresión de los niños que habiendo tenido que someterse al papel, ahora transaccionan más convenientemente.

El ejemplo es simbólico de un cambio de época. En mercados nacionales e internacionales opera hoy esa misma transición. Rapidez, transparencia, eficiencia, conveniencia y más. ¿Cómo estamos respondiendo los adultos, acostumbrados a mover la economía al ritmo de siglos pasados, en este contexto?

Entre tanto todos nos llenamos la boca de compromisos con la era digital. El COVID puso en ‘offside’ a cualquier contradictor. En empresa y en gobierno blandeamos motivos de innovación y digitalización. Pero en la práctica, el ritmo de la transición palidece ante la expectativa de generaciones que lo saben: no hay razón de esperar como en la era de las carretas.

Hacer fotocopias, trasladarse por un reconocimiento de firma, hacer pagos manuales, imprimir comprobantes, ordenar papeles que un ventanillero revisará prosaicamente, cambiando una grapa por un clip, para hacer lo que otros logran con unos pocos clics.

Mi regalo para quienes están en esa disyuntiva pos-COVID de no saber si todo sigue como antes o hay que tomar verdaderas decisiones: regálense un Monopolio, jueguen un poco; mientras, recuerden a sus gobiernos y empresas.