Columnas

Vacas

"No es la vaca gorda y hoy acrecentada, la que vive de la burocracia, la que está siendo ordeñada"

La vaca no se acuerda cuando fue ternero es una frase popular que muestra bien cuán ciegos somos frente a nuestra propia experiencia y nuestro propio saber. Nuestra inteligencia tiene una capacidad inusitada para desaparecer del mapa los asuntos que no nos son inmediatamente relevantes.

Gracias a esta tara tan nuestra sobrevive la ineficiencia estatal: para la mayoría de nosotros, aunque odiosos, solo unos cuantos días al año se van en filas de trámite, sacando copias y sometidos al arbitrio burocrático. Terminado el trámite, la vaca no se acuerda cuando fue ternero y nuestro único punto de contacto con la burocracia y el abuso de poder es mediado por los noticieros.

...Hasta que llegó la pandemia y los puntos de contacto están en cada esquina. El poder público, la burocracia y la corrupción -salvo las excepciones que confirman la regla- operan omnipresentes contra nuestra escuálida libertad. Quedó atrás la anécdota del “otro día que fui a hacer un trámite”, pues hoy es realidad diaria. Hasta los niños están sometidos al escrutinio de funcionarios.

La desazón con la burocracia se inspira ahora en la cotidianidad. Ya no en referencias al último trámite que hicimos; no en el esquivo recuerdo de cuando fuimos terneros. La desazón con el gobierno y sus falencias es actual, es real y es generalizada.

D. Graeber, el profesor anarquista de LSE muerto el jueves, publicó un estudio sobre la criminalización ciudadana generalizada en un poblado norteamericano, tres cuartos de cuyos habitantes tienen expedientes administrativos. Multas de tránsito, “contribuciones” impagas, sanciones a quién no podó su césped y un sinfín de exigencias tan esenciales al convivir social como la burocracia misma. El círculo se cierra elegante: para proteger al ciudadano faltan más normas y más sanciones y más costos, con lo que el burócrata reproduce también de paso su modo de vida.

Dicen los expertos que la acción social deriva de contactos sociales e intercambios de información recurrentes y rápidos. Para los que creemos en la reinvención del Estado nación moderno: ahora es cuando.