Columnas

Jojo Rabbit

'La película Jojo Rabbit es una sátira del nazismo y de las Juventudes Hitlerianas. Cuenta la historia de un niño de 10 años -Jojo- preparado por el “Hitler Jugend” para ser un combatiente del Reich’.

Desde el año 1926 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, el partido Nacional Socialista Obrero Alemán estableció las Juventudes Hitlerianas, que incorporaban a todo niño o joven del Tercer Reich a un entrenamiento militar e ideológico dentro de los principios nazis. El “Hitler Jugend” partía de la premisa de que los jóvenes no estaban bajo la patria potestad de sus padres, sino que sus vidas pertenecían al Estado.

La película Jojo Rabbit es una sátira del nazismo y de las Juventudes Hitlerianas. Cuenta la historia de un niño de 10 años -Jojo- preparado por el “Hitler Jugend” para ser un combatiente del Reich

A su temprana edad, Jojo estaba en el dilema de decidir entre serle leal al Estado nazi que perseguía a los judíos hasta matarlos o serle leal a Elsa, una judía a la que su madre Rosie escondía en casa y de la que Jojo se había enamorado.

En una escena de la película, la madre Rosie, afín a la resistencia al Reich, le expresaba a la judía Elsa su preocupación con Jojo: “No lo conoces, es un fanático. Le tomó tres semanas superar el hecho de que su abuelo no era rubio. Sé que -el sentimiento nazi- está ahí en alguna parte”. Sin embargo, la misma Rosie reflexionaba confiando en la naturaleza su hijo: “Al final, eso es todo lo que te queda; esperanza. Que tu único hijo no sea simplemente otro fantasma”.

En España se está debatiendo estos días el permitir o eliminar lo que se conoce como el “pin parental” en la educación pública. El pin parental es el poder de veto que se le otorga a los padres para poder objetar ciertos contenidos extracurriculares que se les impartan a sus hijos. Hoy en día se encuentra vigente en Murcia y se debate su aplicación en Madrid y Andalucía.

La posición del gobierno socialista español es, en resumen, “los hijos no pertenecen a sus padres”. El vicepresidente de gobierno, Pablo Iglesias, ha llegado a tuitear que el pin parental es “normalizar la desobediencia de la derecha frente a la ley (mañana será el pin fiscal para que los ricos no paguen impuestos) sino que es un ataque contra la educación pública y las familias que la necesitan”.

Dicho de otra forma, los hijos no nos pertenecen sino que pertenecen al Estado. Los ciudadanos somos incapaces de decidir por nuestra cuenta, por lo que el Estado debe decidir por nosotros. ¿Alguna semejanza con las Juventudes Hitlerianas? El paralelismo resulta evidente y nos enfrenta nuevamente al fantasma del colectivismo que insisten en traer los vientos del socialismo del siglo XXI. Nadie nunca nos quitará la educación de nuestros hijos, porque sí son nuestros. 

En definitiva, Ayn Rand no se equivocaba cuando decía: “Fascismo, nazismo, comunismo y socialismo son solo variaciones superficiales del mismo tema monstruoso -colectivismo-”.

En la misma conversación entre Rosie, la madre de Jojo y Elsa, la niña judía, Rosie prosigue: “Tu estás siendo desafiada. Digamos que no logras sobrevivir, que no vivirás; si eso se hiciera realidad, entonces ellos ganan”.

“Ellos han estado ganando hasta ahora”, exclamó Elsa.

“Ellos nunca ganarán”, replicó Rosie. “Ese es el poder que tú tienes; mientras haya alguien vivo en alguna parte, entonces ellos pierden”.

¡Hasta la próxima!