Prueba 1: superada

  Columnas

Prueba 1: superada

Guillermo Lasso presentó el frente social de su equipo ministerial. ¿Salió invicto?

Guillermo Lasso presentó el frente social de su equipo ministerial. ¿Salió invicto? Fue la mirada de los grupos de presión, sumado al análisis de la prensa, el recordatorio constante de que el voto fue de confianza, más no un cheque en blanco. Y lo que pudo ser un grupo homogéneo compacto se convirtió en un frente de representatividad. Resulta interesante el mensaje: no se están llenando cuotas, se están exponiendo hojas de vida. Hay varios aspectos a destacar: (i) María Brown como ministra de Educación y las críticas a su elección por servir en diferentes cargos durante el período correísta. En Twitter pedían su renuncia. Estamos ante una exfuncionaria que no tuvo un solo escándalo, ni participó de manera activa en los conflictos políticos de la época. Su delito: haber participado en un puesto técnico (y necesario) como la Subsecretaría de Educación Especial e Inclusiva. Hasta el momento su “renuncia” no ha sido más que rumor. Me alegro, porque son los primeros pasos del encuentro. ¿Cuál es la otra opción, satanizar y excomulgar a cualquiera que no llene los casilleros de oposición férrea a Correa? ¿Qué mensaje enviaríamos: Ecuador es nuestro? Me alegro también porque eso demuestra que el presidente electo afirma su autoridad, no cede ante cualquier presión, en especial ante la mediática. (ii) La elección de Ximena Garzón al frente del Ministerio de Salud demuestra no solo la capacidad de las mujeres, sino que no se nos ha utilizado en espacios “para cumplir la cuota”. Por el contrario, está en el puesto donde más se necesitan resultados. (iii) Mae Montaño, fue de CREO, de ahí independiente y ahora ministra. Interesante lo que representa: la capacidad de estar por encima de la política y aun así valer lo suficiente para ser necesario. Otro punto a aplaudir fue la designación clara y concreta de objetivos. El presidente nos ha indicado cómo medirlos y qué debemos exigir. Aparece una palabra en el vocabulario nacional: ‘accountability’. Aún faltan puestos y aquí será interesante analizar su acercamiento a partidos políticos que necesita en la Asamblea para gobernar. Después de todo: ¿se puede apuntar a la eficiencia ignorando los obstáculos en el camino?