Columnas

Solo Otto

"Hasta ahora se ha mostrado impoluto, ajeno. ¿Podrá mantener este discurso? ¿Un jugador cambia el juego?"

Otto renunció. Empecemos por su discurso de despedida. Se retira pensando en el 2021. Iniciará un proyecto electoral fuera de la Vicepresidencia. La razón formal: para que no exista duda de dónde provienen los fondos de “la” (¿su?) campaña. La razón entre líneas: momento de partir. Ya mostró su valía. Tras la pandemia cuenta ya con su defensa a “no tiene experiencia”, abriéndose antes que el agujero negro de la corrupción lo desapareciera. Resolvamos tres preguntas: (i) ¿Está hablando de él como candidato en el nuevo proyecto electoral? Casi sin duda. “Ecuador necesita nuevas soluciones para afrontar problemas”. Y de fondo, un video de él afrontando problemas. Las palabras más repetidas en su mensaje: trabajo y juventud. Más fotos de él sudando en recorridos. Y al final recordó su edad, 37. Otra reiteración: nuevo. Entre los candidatos serios, ¿quién más nuevo que él? Golpeó a sus contrincantes: “no confíes nunca en los que insisten en volver a cualquier costo, a cualquier cargo”. ¿Correa? “No confíes tampoco en los que venden falsas ilusiones. Pues no hay frutos sin esfuerzos”, ¿Lasso-en-100-minutos-arreglaré-todo? (ii) ¿Ya tiene experiencia? Crítica #1 de periodistas: experiencia no es visitar hospitales ni repartir kits. Mi percepción: recorrió hospitales cuando nadie quería acercarse a uno. Mantuvo orden y calma durante la invasión del miedo, sin caer en peleas politizadas. No sabemos si sabe gobernar, pero conocemos su carácter. Varios análisis afirman que la pandemia hizo que Otto despuntara. Considerando que hoy hay popularidades que han tocado fondo, concluyo que no fue la pandemia lo que lo hizo despuntar. Fue su papel en ella. (iii) ¿Va a sobrevivir a la política? Corre el rumor que AP lo quiere como candidato; sería suicido electoral. Imposibilidad de mantener su congruencia. ¿Por el PSC? Complicado. Otra palabra que lanzó fue “independiente”. Hasta ahora se ha mostrado impoluto, ajeno. ¿Podrá mantener este discurso? ¿Un jugador cambia el juego? Esta pregunta se responderá en acción. Las que quedan son: se fortalece Otto, pero ¿y la “derecha”? ¿Qué ocurre ahora con Lasso? Las discutiremos en nuestro próximo encuentro.