Espacio de lo lógico

  Columnas

Espacio de lo lógico

"Dos discursos tan diferentes en una misma alianza. Esto es un aviso, o una crónica de una muerte anunciada"

Resuelta comprensible la actuación de Yaku Pérez. Y la de Guillermo Lasso. Ambas tienen cabida en lo lógico. Resulta comprensible que Yaku, luego de las declaraciones contra “el banquero” al que nunca iba a darle su apoyo, diera retro, se arrepintiera ante las cámaras, pidiera disculpas, se mostrara como un hombre de carne y hueso que perdió el control ante la “impotencia del fraude”. Resulta comprensible que vuelva ante las redes el candidato empático y humilde; que las marchas convocadas por Pachakutik se hayan mantenido en lo que prometieron ser: pacíficas. Y resulta comprensible que el partido haya entregado 16.000 actas con supuestas irregularidades, siguiendo los procesos legales. ¿Por qué? Por su futuro político. Si por un lado busca reforzar su liderazgo en la Conaie, no podía “entregar” la victoria. Si por el otro, mantiene aspiraciones electorales (posterior al 2021), debía distanciarse de la imagen relacionada a la violencia. La actuación de Lasso es también comprensible: por un lado es momento de pasar página: defiende la transparencia del CNE, que a diferencia del 2017 ahora (y cito) representa a “varios sectores de la sociedad”. No tiene dudas sobre la legitimidad de los resultados. Y afirma que no podemos pasarnos de denuncia en denuncia. Tiene lógica: aceptar esta premisa es aceptar que su puesto en segunda vuelta está en duda, no arranca con fuerza su campaña, y sus posibilidades de ganar la presidencia se diluyen. Por otro lado no critica las acciones de control electoral de Pérez y autoridades (Contraloría y Fiscalía). A Yaku, porque lo va a terminar necesitando. No se muestra crítico de las autoridades de control porque de hacerlo el fantasma del fraude se encarna. Lo que en este panorama no se entiende es la actuación del PSC. No me enfoco en su argumento legal, pero en su actuar político. ¿La 6 amenazando a la fiscal con enjuiciamiento político? El mismo día que es condecorada por su rol contra la corrupción por la Casa Blanca. Lo que esta actuación comunica (sea el acto real o no) es que algo deben y por lo tanto temen. Dos discursos tan diferentes en una misma alianza. Esto es un aviso, o una crónica de una muerte anunciada.