Conaie

  Columnas

Conaie

Tendremos que esperar a 2021 para comprobar si lograron aplicar a los contrincantes su justicia.

Otto, Lasso, la 6, el correísmo. He ido analizando a cada uno de estos movimientos. Hoy: la Conaie. El número preliminar es 24 candidatos en contienda. He decidido enfocarme solo en estos 5 movimientos. Los que, de participar, tienen posibilidades de llegar a segunda vuelta. El resto, los chimbadores merecen ser retirados. Si el CNE no pudo, al menos que la opinión pública lo haga. La Conaie (brazo político Pachakutik) ¿tiene posibilidades? ¿A quién se enfrenta? Respondiendo la primera pregunta: las tiene. Los resultados de la “negociación” (imposición de su voluntad) del paro lo constituyeron en fuerza política. El voto indígena está centralizado en ellos (restando volumen a candidatos que contaron con su apoyo; Lasso segunda vuelta). A este segmento poblacional pueden unírsele simpatizantes con su causa y militantes de la izquierda. Palabra clave: izquierda. ¿Quién es su competencia principal? El correísmo. Contrincante difícil, considerando que el voto duro de Correa es inamovible. Para ganarle el puesto en la final enfrenta desafíos: (i) la asociación de su imagen con las llantas quemadas y la ortiga. Si bien eso los consagró como movimiento, para el resto de los espectadores causa estremecimiento recordar esos días de octubre; se fortalecieron en su comunidad, pero alejando al ecuatoriano “extranjero”. Al parecer esto lo tienen presente, pues Jaime Vargas, el reaccionario del grupo, desistió de su candidatura. En su lugar le da paso a Yaku Pérez, por ejemplo. Una figura más amigable y relacionable. (ii) En línea con lo anterior, es difícil generar identificación con el resto del país. Comunicacionalmente sería inteligente que su binomio sea del Ecuador mestizo. Cuenta con desafíos y tiene fortalezas: (i) frente al correísmo, es la carta de manos limpias que los otros no tienen. No hay escándalos. No se han vendido. Son para el militante de izquierda, la reivindicación. Y (ii) al ser de corte progresista, probablemente generarán un discurso atractivo, de asistencia social, que el día de hoy la gente necesita oír. Tendremos que esperar a 2021 para comprobar si lograron aplicar a los contrincantes su justicia.