Columnas

Adiós OMS

'¿De qué sirvió la OMS? Tampoco indicó el tratamiento farmacológico, ni métodos alternativos de diagnóstico'.

Estados Unidos cortó el financiamiento a la OMS bajo dos motivos oficiales: parcialización pro-China e ineficiencia en el manejo de la crisis. Se preguntan, ¿de qué les sirvió su millonaria inversión en “protección? Su argumento sobre la defensa de la imagen de China, es fuerte. Primero: el fatídico ‘mail’ de Taiwán, ignorado por la OMS; segundo, las críticas al gobierno estadounidense por cerrar frontera a China, afirmando que era una medida hostil y poco útil y, tercero: extrapolar las cifras oficiales del gobierno chino sobre la enfermedad. En Wuhan el virus era mortal solo un 2 % de los casos confirmados, hoy ese porcentaje a nivel mundial es 20 %. ¿Desde cuándo confiamos en cifras que entrega una dictadura donde no existe libertad de prensa ni acompañamiento internacional? Fue mortal confiar. ¿Fue la OMS ineficiente? Sus recomendaciones iniciales que ayudaron al virus: (i) realizar pruebas de Covid solo a cuadros con síntomas, (ii) destinar mascarillas solo para personal médico y enfermos confirmados. ¿De qué sirvió la OMS? Tampoco indicó el tratamiento farmacológico, ni métodos alternativos de diagnóstico, como tomografías pulmonares, las cuales son consecuencia de prueba y error de los hospitales en cada país y de haber compartido esa información. El desarrollo de la vacuna está en manos de fundaciones y universidades. Destinar fondos a estas instituciones sería más útil. $500 millones menos para la OMS. La decisión de Donald Trump es sobre todo, producto de la urgente necesidad de un chivo expiatorio: la respuesta de Trump llegó tarde, evidenciando su ignorancia. En enero felicitaba a Xi Jinping por su transparencia. Alguien más debe tener la culpa, lejos de la Casa Blanca. Salvemos la reelección. ¿Repercusiones de la decisión? La autoridad de la OMS se desmorona. No fue intocable. Y es de esperar una baja considerable en las donaciones de la OMS para países en desarrollo. Finalmente: alguien ocupará el lugar que dejó EE. UU. en la organización. Probablemente, China. Si la crítica era la dependencia de la OMS con este país, no veo cómo la “solución” está en entregársela.