Enemigo a las puertas

  Columnas

Enemigo a las puertas

En estos próximos días vamos a aprender mucho sobre el estado actual de mundo, sobre todo del occidental, y les puedo asegurar que el buenismo...

Son las 9h00 del viernes 25 de febrero, inicio del feriado de carnaval en el Ecuador. Hace más de 48 horas que Rusia ha invadido territorio ucraniano (otra vez, ya que Crimea sigue invadida). Han pasado ya 24 horas desde que Rusia bombardeó e invadió las mayores ciudades ucranianas. Han pasado 2 semanas desde que el presidente de Estados Unidos, la Unión Europea, OTAN, y otros organismos están anunciando de que es cuestión de tiempo para que Rusia invada Ucrania y por ello empezaron a sacar de Kiev a su personal diplomático (si no lo habían hecho ya). Han pasado todas estas cosas y lo único que queda patente es que con todos los avisos la Unión Europea, la OTAN, la ONU y los Estados Unidos no estaban listos para lo que ellos mismos anunciaban era una certeza. La debilidad de Occidente está quedando retratada con cada segundo que pasa. Lo sabe Vladimir Putin. Lo sabe China. Lo sabe tu vecino, como también lo sabes tú. Y la mayoría asistimos a este esperpéntico acto de debilidad con impotencia.

Ha estallado una guerra y lo único que hemos escuchado de los grandes jefes de Estado de Occidente son amenazas de sanciones, ¡AMENAZAS DE SANCIONES! Lo mínimo que se podía esperar, de una acción que venían avisando que iba a pasar, era tener listo para actuar las sanciones internacionales a Rusia inmediatamente para así, acto seguido, tomar otro tipo de decisiones. Se impondrán sanciones económicas y Rusia las espera, están amortizadas. Nadie quiere una guerra, quizás salvo Putin. Pero que nadie se equivoque, esta invasión a Ucrania no es solo una declaración de guerra a Ucrania sino indirectamente a la OTAN, Unión Europea, ONU y a los Estados Unidos y la capacidad de estos de poder reaccionar.

En 1938 el mundo se mantuvo pasivo mientras Alemania anexaba Austria y después los Sudetes checos. Después de negociar el Reino Unido y Francia con Alemania accedieron a permitir la anexión de los Sudetes a cambio de no acceder a nuevas reclamaciones y Chamberlain lo vendió ante el mundo como un gran tratado de paz. En 1939 Alemania invadió Polonia con la intención de recuperar el corredor de Danzig, corazón de la antigua Prusia y territorio perdido después de la Primera Guerra Mundial, con la intención de llegar hasta Königsberg, la ciudad natal de Kant. Así empezó la Segunda Guerra Mundial. Ahora Putin alega que Rusia, como país heredero de la Unión Soviética, tiene derecho sobre los países satélites de la Unión Soviética que simplemente dejaron de ser parte de la Unión de un día para otro sin que Moscú tuviera decisión, y que estos estados son parte de la Gran Rusia y deben de volver a ser parte de ella. ¿Os suena de algo? ¿Vamos a permitir que Ucrania sea otro Austria o Sudetes? Mientras tanto, China permanece calladita tras bambalinas viendo con ojos de hambre a Taiwán, grandes extensiones del mar de China, entre otros territorios.

En estos próximos días vamos a aprender mucho sobre el estado actual de mundo, sobre todo del occidental, y les puedo asegurar que el buenismo, la tolerancia, el diálogo, buenas intenciones y el deseo de paz son palabras de las cuales China, Rusia y otros centros de poder no solo no conocen, ni les importan y se ríen de ellas.