Las apuestas

  Columnas

Las apuestas

Total, no es obligación tener una ley para permitir el aborto “porque sí”

¿Qué veremos en este nuevo año? ¿A qué le debemos apostar como país? ¿Quiénes estarán en esa cara visible? ¿Cómo accedemos? No es necesario cada año tener los megaobjetivos; a veces continuar lo que se está construyendo es suficiente, sobre todo si está dentro de criterios como: generación de empleo, nuevas inversiones, digitalización, sustitución de importaciones y mejora de exportaciones, respeto al ambiente y nuestra cultura.

Aquí les comparto mi lista corta:

Biotecnología: los productos editados. Enfocarse en aquellos que pueden mejorar los cultivos a través del uso de tecnologías ganadoras de Premio Nobel de Química en el 2020 como Crispr, o Dedos de Zinc y Talen. Ecuador tiene un recién instalado Comité de Bioseguridad, pero necesita desarrollar soluciones técnicas y legales que permitan minimizar riesgos ambientales, sociales de las nuevas herramientas de edición genética, y mejorar la capacidad interinstitucional. Estar a la vanguardia con otros países en investigación es el reto, Ecuador no fue considerado por el BID en el análisis regional para evaluar los marcos regulatorios e institucionales que darían como resultado inversión en el desarrollo de la biotecnología agrícola y pecuaria. No existen patentes registradas en comparación con México, Brasil, Argentina y Colombia.

Inabio: El “Magallanes” de la Biodiversidad del Ecuador, descubre decenas de especies nuevas anualmente. Requiere un incremento de presupuesto pequeño frente a lo que apalancan en cooperación internacional (11 veces más su presupuesto). A mayor conocimiento de nuestra biodiversidad, más información, mejores controles ambientales, mejor protección, mayores ingresos por entrar a la bioeconomía. Este año esperemos su traslado a la sede de Unasur y que se convierta en el Centro Líder de Estudios de Biodiversidad y Genética de la Región.

Uso de blockchain: más que nada en todo tipo de contratos y en logística. Según el Foro Económico Mundial (WEF), blockchain es una de las tecnologías más prometedoras de la cuarta revolución industrial. El uso en las actividades de logística reduce el manejo de la documentación en papel, mejora controles, y permite que contratos inteligentes se ejecuten automáticamente cuando se cumplen las condiciones establecidas por las partes. La Organización Mundial de Comercio dice que hará transparente y eficiente la cadena de suministros y reduciría las disputas comerciales relacionadas con los controles transfronterizos. Esperemos que pueda verse también en permisos gubernamentales como los ambientales, sería el mayor logro para el control y la seguridad jurídica. Asimismo, en las transacciones de comercio de emisiones reducidas de carbono.

Plataformas colaborativas: desarrollo de una Ley Fintech o una especie de ‘sandbox’, tal cual sucedió en España para las Fintech, hasta ir probando con la mejor regulación para impulsar el financiamiento no tradicional.

No al aborto: tan ligado a los valores del 85 % de los ecuatorianos. Que el presidente vete cualquier mamarrachada en perjuicio del no nacido que salga de la Asamblea. Total, no es obligación tener una ley para permitir el aborto “porque sí”.

¡Y que todos tengamos un buen inicio de año 2022!