La tecnología

  Columnas

La tecnología

Esta vez y de pronto algunas más, la tecnología se puso del lado de los payasos ROBOLUCIONARIOS y en una sesión del pleno se reúnen vía Zoom

Esta vez y de pronto algunas más, la tecnología se puso del lado de los payasos ROBOLUCIONARIOS y en una sesión del pleno se reúnen vía Zoom, perjudicando a la patria toda, pues se pueden argumentar y decir sandeces desde la intimidad de los hogares u oficinas, sin el temor de que les vean la cara de frente y a lo mejor puedan sonrojarse cuando expresen tantas barbaridades ordenadas por el prófugo para conseguir echar concreto sobre sus atrocidades durante la época podrida del tiempo perdido.

Puede el presidente mandar a leer su alegato en defensa del Ecuador democrático y asimismo pueden hacer caso omiso, consumir el tiempo y votar por la aniquilación de la gallina de los huevos de oro, que es lo que pasaría si regresa el prófugo y su gavilla de anormales para arrasar esta linda tierra. Sacar conclusiones del paro instigado por seres abyectos, que abusando de la ignorancia y crónico resentimiento nuevamente caotizaron la capital, destruyendo lo que se les antojaba a vista y paciencia de los llamados a salvaguardar el orden y las propiedades del Estado y las particulares, temerosos del cuento del uso progresivo de la fuerza y de lo que dirían los metidos que se autotitulan defensores de los DD. HH.

No es que con la retirada de los indígenas, víctimas de sus dirigentes, se acabó la intentona golpista. Quedan los que cranearon todo el despelote y que orondos deben sentirse victoriosos. Eso es lo que dejan ver al reunirse de la forma tan estúpida y cobarde, ya que anunciado estaba el desalojo por parte del pueblo dirigido por el más grande defensor del gobierno actual. Es mi apreciación muy personal.

Quiero pensar que las FF. AA. no se quedarán en el abrazo al presidente. Es hora de contribuir de manera frontal para que el mamotreto malévolo de Montecristi se lo ubique en la basura y se lo incinere. Todo lo que de ahí salió fue en perjuicio para los ecuatorianos honestos que aún creemos en la democracia. Cada producto abortado con las siglas pomposas solo entorpeció la marcha del Ecuador.

Un gobierno civil-militar con la Constitución del 98 y sus reformas sería nuestra salvación para no sucumbir en las redes del pestífero foro, que de manera artera se apodera de la América.