¿Podrán?

  Columnas

¿Podrán?

Un interrogante simple hago, imaginando la vida que llevan el prófugo, sus depredadores, los asesinos, violadores, ladrones o políticos corruptos. Es una minilista de los que viven de espaldas a la moral y buenas costumbres. Una colección de seres que llegaron a la tierra con el propósito de hacer daño sin importar familia ni patria.

Dirán algunos que se viene al mundo sin malos deseos, pero debe haber una inclinación para delinquir. Lo contrario sería aceptar que el fin justifica los medios, como lo escribiera Macchiavello.

Las víctimas, algunas, esperando la llegada de la justicia para lograr paz y calma. La patria democrática, luchando a brazo partido para calmar las necesidades heredadas de malos gobiernos, hasta que sucumbió por hastío e ignorancia en la jauría ROBOLUCIONARIA.

Un ser humano normal ni en el peor momento quisiera estar en las mentes de los ya mencionados, ya que sabe que el dinero no es todo. Lo mal habido se va pronto, dependiendo de la cantidad robada, hablando del vil metal, por supuesto. Por desgracia, en el Ecuador asfixiado por el mamotreto de Montecristi todo está arreglado para que siga el imperio del absurdo, para que siga el desmadre armado a propósito para el cumplimiento de los malévolos designios del pestífero foro que de a poco va consiguiendo lo que en su momento orquestaron Castro, Lula y Chávez. Cada vez caen más países en sus garras. Los arrepentimientos vendrán más tarde, pero para entonces la descomposición será total. Todo esto sucede a vista y paciencia del mundo entero, que por ahora está más pendiente del problema Rusia-Ucrania y de la lucha contra el regalo chino.

Por el momento Ecuador se está quedando rodeado de esas tendencias repartidoras de miseria. Si Colombia cae en manos de Petro la pelea está perdida, habida cuenta de que los rezagos de la década maldita siguen en su salsa y en la burocracia del gobierno actual.

Vimos y oímos una denuncia viril de un legislador que lucha a brazo partido en un circo que aparentemente lo maneja un trío nefasto. Se quiere orquestar un golpe bajo a la democracia. El silencio oficial me hace creer que podrían tener el éxito patológicamente anhelado