Columnas

Pesares

"Yo aspiro que mis hijos y nietos tengan un país digno, seguro y democrático, para que vivan en paz"

Son los que me embargan en estos días, por la partida de un dilecto amigo, caballero a carta cabal, hombre frontal, ejemplo en la conducción de la educación y la política. Lo demostró con creces y es ahora cuando más falta hace para que con su lucidez, encamine la República y a uno de los aspirantes al rescate del país, de las garras de la bestia herida que pretende regresar por el resto, vía el títere.

Gustavo Noboa Bejarano, amigo querido, descansa en paz.

Viejo iluso, creí que los votos de los más opcionados en la primera vuelta serían suficientes para borrar del mapa a la plaga. Pero al ver y escuchar las intervenciones del señor Pérez se puede concluir que el odio y complejos de la raza oprimida y vejada, generalizando su accionar de una manera injusta, nos pone en riesgo a TODOS. Ellos incluidos. Ya sufrió en carne propia el atropello del socialismo siglo XXI. Pero su veneno no le permite recordar actos brutales y cobardes de hace pocos años. Ellos sufrieron la agresión física y cobarde. De nada sirvió el llanto de una anciana, clamando por la vida de su hijo. Dicen que la memoria es frágil, pero no creo que llegue a ese extremo. Parece inteligente, ¡piense en lo que nos espera a todos!

Los que Ud. odia se van. Las empresas que generan empleos y acaban con la mendicidad de un pueblo, desaparecen. Nos quedamos los que hemos trabajado toda la vida en lo que nos tocó y no por suerte, sino por esfuerzo, oportunidades sanas y estudio. Entonces pasaremos a engrosar las filas de la miseria, que crecerá con las ratas nuevamente en el gobierno. ¿Eso es lo que quiere? ¿En ese momento se acabará su complejo y habrá saciado su venganza?

¡Qué triste saber que pueden existir seres humanos cegados, con mente estrecha, que engrosan la población tubo digestivo!

Ya, por fin el CNE, concluyó su obra malsana. Dicen que vienen las impugnaciones. Deseo de manera frontal que Lasso en la segunda vuelta le gane la Presidencia al títere del prófugo ingrato, con el apoyo de los que no queremos salir a las calles a pedir limosna.

Yo aspiro que mis hijos y nietos tengan un país digno, seguro y democrático, para que vivan en paz.