Lo que nos espera

  Columnas

Lo que nos espera

"Si el dinero les sobra, que lo usen ahora y acaben con la disposición absurda y paternal"

Nos hemos acostumbrado a aceptar lo que la dictadura del voto nos deparó, siguiendo los designios de la Ineptocracia (Jean d’ Ormesson), hasta ahora.

Nos aprestamos a salir de esta época nefasta de la “ROBOLICIÓN” en sus dos etapas marcadas por el atropello una, y la otra por un talante conciliador y conventual, pero que nos llevaron por caminos escabrosos hasta el borde del abismo. Faltó el empujón final para convertirnos en la Venezuela caótica y miserable. ¿Arrepentimiento?

Hasta aquí, lo expresado, en el supuesto de que triunfe el único candidato llamado al rescate de nuestro Ecuador, víctima del prófugo y su pandilla, amparados por el mamotreto de Montecristi.

La justicia manca y parcialmente ciega se ha esforzado en desbaratar a la mafia, pero falta mucho para que se repare tanta ofensa. Esperamos que recuperen el dinero robado y verlos purgar sus penas en la cárcel. Para estos seres anormales no debería considerarse el arresto domiciliario.

Ardua tarea le espera a Guillermo Lasso Mendoza, empezando por la desaparición del dogal llamado Ley Suprema o Constitución. Deben tener como plan de gobierno el cambio inmediato a una que permita gobernar sin la sombra de lo que trajeron seres extraños a nuestra realidad.

Necesitaron edificar una sede en la cuna de Alfaro para iniciar la ofensa más grande al Viejo Luchador y el atraco mayúsculo a los bienes de todos nosotros, ecuatorianos crédulos, cansados de los gobiernos precedentes, causantes de lo que vivimos en la actualidad. Ellos fueron los maestros del prófugo y el centenar de ladrones.

Me imagino que como prioridad, la coalición, tiene a la EDUCACIÓN.

Un pueblo culto deja de ser presa de populismos y tendencias que envenenan la mente. Nunca más ofertas estúpidas, carentes de un elemental sentido común, bañadas de verdad y verdadero patriotismo.

Este año nefasto parece que al final algo bueno nos dejará, pues se reduce el número de chimbadores y dos candidatos rechazan el aporte del Gobierno para el financiamiento de sus campañas.

Si el dinero les sobra, que lo usen ahora y acaben con la disposición absurda y paternal.