Ciudad y país al garete

  Columnas

Ciudad y país al garete

Su bienestar fue más importante que el país y para remate las autoridades de la ciudad y la provincia se atragantan con lo que nos pertenece. La facha y el va porque va nos terminaron de liquidar

Con el paso de los años del reinado del PSC-MG por la casa de Olmedo, la ciudad no logra restablecer la marcha normal de su motor y sigue de banda a banda por el camino de la informalidad, acompañada del hampa organizada y billeteada por el narcotráfico, sin que sus autoridades, ocupadas en otros menesteres de la más variada calaña, se preocupen por llevarla a buen puerto.

Eso sí, por los cuatro costados le sacan dinero a los giles que todavía creemos que es la Perla del Pacífico y de la América guirnalda, como dijera alguna vez el padre Juan Bautista Aguirre en sus tan famosas décimas a Guayaquil y Quito.

La prensa todos los días informa de crímenes y extorsiones, como por ejemplo los palitroques que sembraron y proliferaron en Urdesa, otrora ciudadela ejemplar y tranquila. El cambio de suelo, de habitacional a comercial, alteró la tranquilidad. A ella llegan personas con fines muy diversos, que van desde el trabajo hasta la diversión escandalosa en cualquier casa que se renta para la fiesta, y los abusos de la más variada índole.

El Gobierno central cree, por otro lado, que aumentando el número de policías se remediará el auge delictivo. No señor presidente, deberían hacerle saber a los delincuentes que ellos, los guardianes del orden, van con todo, para cumplir su obligación y protegernos. Además, el desarme a la población civil ordenado por el foro pestífero y ejecutado por el prófugo, debe desaparecer, al igual que el mamotreto de Montecristi, origen de todos los males de esta pobre república.

Este Domingo de Ramos pasado ha marcado el fin del país, entregado a pactos vergonzosos, a prestamistas audaces que en las narices de los guardianes de la patria se les escapa, luego de haber cumplido su cometido. Y para remate, un juez permite la salida de un reo de ingrata recordación, representante de los ROBOLUCIONARIOS.

Presidente, se quedó de año, y con sus socios actuales cava la tumba de los millones de ecuatorianos que votamos por usted para que nos rescate de las garras inmundas y manchadas de sangre.

Su bienestar fue más importante que el país y para remate las autoridades de la ciudad y la provincia se atragantan con lo que nos pertenece. La facha y el va porque va nos terminaron de liquidar.