Columnas

Otro revés del dúo Netanyahu-Trump

EL GAVIERO. Desde hace más de un año, Netanyahu ha venido prometiendo la anexión de un tercio del territorio ilegalmente ocupado desde 1967 que debía darse este mes de julio.

Desde hace más de un año Netanyahu, por motivos ideológicos ha venido prometiendo la anexión de un tercio del territorio ilegalmente ocupado desde 1967 que debía darse este 1 de julio. Para ello tuvo apoyo del gobierno norteamericano, que incluso lo formalizó en el plan Visión para la Paz, difundido en enero último, y repudiado mundialmente por su parcialización. El incumplimiento se provoca por desacuerdos al interior de la coalición gubernamental, oposición de la comunidad internacional, presión de los países árabes aliados y cálculos de Washington, incluyendo la incierta reelección de Trump. Así lo destacan: 

1.- La agenda ultraderechista gubernamental que coincide totalmente con el plan de paz de Trump, orquestado por los judíos-norteamericanos Jared Kushner y David Friedman, yerno-asesor presidencial y embajador en Israel, respectivamente, que permiten al régimen la extensión de la soberanía a 2 centenares de asentamientos, estables y provisionales, en Cisjordania, impulsados durante 14 años de administración nacionalista-conservadora; apropiarse del estratégico valle del Jordán y sus recursos hídricos y agropecuarios, negándole una salida propia hacia el exterior. 

2.- Todo ello inviabiliza la conformación de un futuro Estado palestino, que impide cumplir las resoluciones de NN. UU. como Acuerdos de Oslo, suscritos en 1993. Para el derecho internacional los asentamientos de Cisjordania son ilegales y gran parte de la comunidad mundial los considera un obstáculo para una paz duradera. 

3.- Desde la ONU, el Consejo de Seguridad y secretario general exhortan para impedir la anexión. El representante de Asuntos Exteriores de la UE señala “que habrán sanciones”. Francia esgrime la imposición de sanciones culturales y económicas, y Boris Johnson señala “que Londres no reconocerá ningún cambio sobre la Línea Verde de 1967 que no haya sido negociado entre las partes”. 

4.- La administración Trump pide cautela para no dañar relaciones con los países árabes suníes y monarquías del Golfo; esto ante la situación interna de EE. UU. por la impopularidad del gobierno por su inconsistencia e incompetencia.