Protección de la naturaleza y el planeta

  Columnas

Protección de la naturaleza y el planeta

La protección del planeta y de la naturaleza son tareas ciudadanas insoslayables, vinculadas a los derechos humanos.

De acuerdo al Pnuma, organizaciones ecologistas y la academia, el año 2020- tan “horribilis”, destructor y cruento- ha sido sumamente devastador para la naturaleza y ha continuado emanando crecientemente gases de efecto invernadero que siguen agudizando el cambio climático, incrementando los problemas océano-atmosférico y el calentamiento global. Lo que confirma que los seres humanos no somos capaces de convivir en el planeta sin destruir la naturaleza y colapsar el medioambiente de nuestra casa común. Cada vez hay más desequilibrios antrópicos, riesgos y vulnerabilidades que siegan vidas, destruyen hábitats y provocan más alteraciones en la relación humanos-naturaleza-planeta. De acuerdo a los especialistas, 2020 está entre los 5 años más calurosos; con megaincendios como los ocurridos en la Amazonía, California o Australia; incremento de eventos en la temporada de huracanes y ciclones en América Central, el Caribe y en el Extremo Oriente con los monzones; deshielo de los casquetes polares y nevados (que provocarán seguras inundaciones en ciudades costeras como Guayaquil); lluvias torrenciales y sequías en Europa y Sudamérica; contaminación creciente de los océanos por plásticos desechables; epidemias zoonóticas como el virus SARS-CoV-2 con la enfermedad de COVID-19, que hoy nos afecta mundialmente, entre otros cataclismos, según registros técnicos desde la segunda mitad del siglo XIX.

Queremos destacar el resurgir esperanzador del Acuerdo de París-COP 21, suscrito el 12 de diciembre de 2015 por 195 países, y que ha sido ratificado por 188 Estados. Es el primer tratado internacional destinado a reducir las emisiones globales de CO2 para contener el calentamiento global. Que ha estado parcialmente paralizado por la conducta negacionista del supremacista-populista Donald Trump, pero que gracias a la actitud cívica del pueblo fue derrotado en su intento de reelección por el demócrata Joe Biden, que se comprometió a retornar al acuerdo apenas se posesione. La protección del planeta y de la naturaleza son tareas ciudadanas insoslayables, vinculadas a los derechos humanos.