Guayaquil: el patrimonio en abandono

  Columnas

Guayaquil: el patrimonio en abandono

...la Municipalidad de Guayaquil no ha asumido su competencia, no posee un inventario de los inmuebles patrimoniales, ni ha establecido un área dentro de su organigrama dedicada

Además de causas naturales y desastres, el medio utilizado para la destrucción de las edificaciones antiguas ha sido declararlas ruinosas, aun cuando consten en las declaratorias de bienes patrimoniales.

La destrucción parcial de la casa Tola permite hacer un recuento de cómo se ha manejado el patrimonio edificado en Guayaquil: en 1973 la Municipalidad expidió la Ordenanza de Restauración, Conservación y Mejoras del Barrio Las Peñas, reformada en 1978, cuando lo declaró Patrimonio Nacional. En 1982 el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) declaró patrimonio a una serie de edificios de la ciudad. En 1990 el Ministerio de Educación excluyó de esa declaratoria a 44 edificios de madera de valor histórico, días después rectificó tal medida y reincorporó 33 de las casas que había excluido.

Entre 1986 y 1987 la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) realizó el Inventario de la Arquitectura Civil, Pública y Religiosa de Guayaquil. Este estableció casi 700 edificaciones de valor patrimonial de las que hoy sobreviven menos de la tercera parte. En 1988 el INPC inventarió 130 edificios y declaró a algunos como bienes patrimoniales. En el 2003 el Cementerio General fue declarado Patrimonio General de la Nación. Un estudio del 2009 de la UCSG sirvió de base para la declaratoria patrimonial de 221 edificaciones de la ciudad y dos conjuntos: el Barrio Orellana y el Barrio del Salado, que junto con Las Peñas son los únicos barrios patrimoniales de Guayaquil.

A pesar de que la Constitución y el Cootad establecen como competencias exclusivas de los gobiernos municipales el "Preservar, mantener y difundir el patrimonio arquitectónico, cultural y natural del cantón" y que la Ley de Patrimonio Cultural ordena que estos deberán "dictar ordenanzas o reglamentos que los protejan", la Municipalidad de Guayaquil no ha asumido su competencia, no posee un inventario de los inmuebles patrimoniales, ni ha establecido un área dentro de su organigrama dedicada a ese tema. Mientras tanto, nuestro patrimonio sigue abandonado.