Columnas

Distancia social

"...vale la pena aclarar que no es igual hablar de distancia social que de distanciamiento social"

Se ha cuestionado por algunos analistas el uso del término distanciamiento social para explicar uno de los mecanismos más importantes de protección ante el coronavirus. Sin embargo, vale la pena aclarar que no es igual hablar de distancia social que de distanciamiento social.

La distancia social nos remite a la proxémica, es decir a la disciplina que estudia la relación entre las personas dentro del espacio público, tanto en sus distancias como en lo comunicacional. La proxémica define los tipos de espacios a partir de las distancias entre las personas en cuatro grandes grupos: distancia íntima, distancia personal, distancia social y distancia pública. Su análisis es una herramienta fundamental para la comprensión y el diseño de los espacios de uso público.

La distancia íntima es la de acercamiento (entre 15 y 45 centímetros) y se da de manera voluntaria o forzada (por ejemplo, en un ascensor o en un transporte público). La distancia personal (entre 46 y 120 centímetros) está vinculada a la seguridad ciudadana. La distancia pública se da a más de 360 centímetros y se manifiesta, por ejemplo, en eventos públicos.

La distancia social, en cambio, entre 120 y 360 centímetros, se da de manera natural entre desconocidos a manera de protección. Es esta precisamente a la que se alude como barrera de protección preventiva ante posibles contagios. De hecho, los especialistas establecen una distancia de dos metros como deseable. En función a esta es que el espacio público debe ser concebido, tanto parques, plazas como, principalmente, los lugares caminables como aceras y soportales. Especialistas británicos han determinado un ancho de vereda de tres metros como óptimo, para lo cual se están ocupando vías y espacios de estacionamiento. El peatón sobre el automóvil.

Distanciamiento social equivaldría a segregación, lo cual es un mal de las ciudades, aquí y en gran parte del mundo, en las que la desigualdad se expresa en la ubicación de los habitantes en determinados lugares de la ciudad, de acuerdo a sus niveles de ingreso o condición social.