Arbolado urbano y ciudadanos sanos

  Columnas

Arbolado urbano y ciudadanos sanos

Hay un incremento del riesgo de angustia psicológica y de autoevaluación de la salud general, de regular a mala, cuando hay una menor disponibilidad de árboles en un radio de 1,6 km del lugar de residencia’.

En el año 2019 se realizó en Australia un estudio sobre la relación entre los espacios verdes de las ciudades y la salud mental y física de adultos mayores de 45 años. Este estudio, publicado en JAMA, Journal of the American Medical Association (Revista de la Asociación Médica Estadounidense), encontró que hay un incremento del riesgo de angustia psicológica y de autoevaluación de la salud general, de regular a mala, cuando hay una menor disponibilidad de árboles en un radio de 1,6 km del lugar de residencia.

Estudios previos han demostrado cómo en una calle sin árboles la temperatura de las aceras puede ser más alta (con diferencia de 20 o más grados respecto a zonas sombreadas), el entorno puede ser más ruidoso y los peatones a lo largo de ellas están expuestos a mayor contaminación del aire y a menor confort por el efecto térmico de recibir el calor irradiado del suelo de cemento.

El estudio australiano llegó a la conclusión de que “…las estrategias de enverdecimiento urbano con el objetivo de apoyar la salud mental de la comunidad deberían priorizar la protección y restauración de la copa de los árboles de las ciudades. Además, la promoción de acceso igualitario a las áreas verdes puede proporcionar una mayor equidad en la salud mental”.

Ya en el siglo II el poeta romano Décimo Junio Juvenal escribía en una de sus Sátiras: “mens sana in corpore sano” (mente sana en cuerpo sano). Si bien el sentido original de esta frase se orientaba a la necesidad de orar para poder obtener un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado, hoy se la utiliza en la necesidad de que vayan de la mano la salud física y la salud mental.

Los árboles de las calles, así como los espacios públicos arbolados, brindan no solo un uso estético valioso, como proporcionar vistas agradables desde el costado de una calle adyacente, sino que son fundamentales para la salud, el desarrollo físico y el equilibrio mental de los ciudadanos. Próximos a la renovación de autoridades seccionales en nuestro país, la salud física y mental de los habitantes debe ser considerada una prioridad.