Magnicidio

  Columnas

Magnicidio

¿Qué vendrá después de este magnicidio que puede hacer aún más problemática la situación política de un país que en veinte años ha visto sucederse en el poder a doce presidentes?

Hace exactamente una semana, el pasado miércoles 7 de julio, una nutrida banda asesina de mercenarios (al parecer importada desde Colombia, a cuyas Fuerzas Armadas habrían pertenecido la mayoría) irrumpió en la residencia del presidente de Haití, Jovenel Moïse, a quien ultimaron a balazos, dejando herida de gravedad a la primera dama. Luego de esta gran sorpresa y terrible situación de pesar, las autoridades haitianas que habían logrado detener a los asesinos, abatiendo a cuatro de ellos, siguieron realizando una intensa investigación hasta lograr identificar e inmediatamente detener a quien se señala como principal autor intelectual del atentado, pues pretendía ocupar el sillón presidencial que la víctima dejaba vacío. Se busca ahora a los cómplices que este personaje pudiera haber tenido, con extrañas e importantes relaciones y contactos con elementos subversivos, que operaría dentro y fuera del país. Este magnicidio se suma a los tantos infortunios que han caído sobre Haití desde que dejó de ser una colonia francesa para convertirse en una nación independiente en 1804, la primera en Latinoamérica, nada menos. Los que habían llegado a esta isla que comparten con la República Dominicana fueron esclavos traídos de África que se convirtieron desde entonces en ciudadanos de una nación independiente. Pero esta libertad se fue pagando muy caro a lo largo del tiempo con los millones que le cobró la metrópoli europea.

En el siglo pasado a más de los huracanes destructores que el país tuvo que soportar, Haití sufrió un violento terremoto que cobró la vida de más de 300 mil personas, llegando luego, como si aquello fuera poco, la aparición de una terrible epidemia de cólera que mandó a miles de haitianos al cementerio. A estos desastres naturales habría que sumar la cruel y despótica dictadura de los Duvalier (Papa y Baby Doc), que tuvo una duración de tres décadas, con persecuciones, ejecuciones y una tremenda corrupción. En la actualidad esta nación morena es considerada como la más pobre de América, debiendo hacer frente su población al hambre y a las diarias necesidades por la carencia de productos básicos. ¿Qué vendrá después de este magnicidio que puede hacer aún más problemática la situación política de un país que en veinte años ha visto sucederse en el poder a doce presidentes?