¿Atrasos? ¿De quién?

  Columnas

¿Atrasos? ¿De quién?

La versión oficial habla de atrasos del Gobierno Central, mientras que la otra hace relación a los atrasos del Sector Público Total’.

Esta semana, mientras observaba el detalle oficial del tamaño de los atrasos entre lo facturado en el Presupuesto General del Estado y lo debidamente pagado, vino a mi mente la parábola india Los ciegos y el elefante. En la versión oficial el atraso de años anteriores es inferior a USD 800 millones (M) y es muy diferente al valor que he mantenido en múltiples foros, en los cuales indicaba que estos superan los USD 2.200 M a partir de reportes públicos de Finanzas. Ambos datos son correctos.

Como en la parábola, al describir el elefante, el ciego que estaba cerca de la pierna lo describía como un pilar, mientras el otro cerca de la cola, lo describía como una serpiente. Ambos hablaban del mismo animal, pero desde una perspectiva diferente. La versión oficial habla de atrasos del Gobierno Central, mientras que la otra hace relación a los atrasos del Sector Público Total.

Finanzas tiene perfectamente identificado con quién y cuánto es el nivel de atraso del Presupuesto General del Estado (Gobierno Central) ya que en estos 9 meses del año ha bajado cerca de USD 1.000 millones de esa “bola” que corresponde a presupuestos de años anteriores.

Queda pendiente por conocer qué instituciones del Sector público No Financiero (empresas públicas, GAD u otros) son las que mantienen atrasos de años anteriores por USD 1.400 millones, los cuales colaboran en el abultamiento del endeudamiento público que sin lugar a dudas su seguimiento es responsabilidad y tarea del Ministerio de Finanzas. Son necesarios enormes esfuerzos por identificar dichos atrasos, entender las causas de su saldo y disminuirlos para avanzar en la ruta de trasladar recursos a la economía con la finalidad de mejorar el ritmo de crecimiento económico.

En temas relacionados, van faltando pocos días para conocer cuál será la nueva proforma del Presupuesto del Estado para el año próximo, conocer el tamaño del déficit fiscal y el ritmo de crecimiento del Gasto para ir entendiendo mejor, entre otras cosas, si la economía va a encontrar como motor al Sector Público que hace algunos años dejó de serlo, en especial con la dificultad de obtener deuda, la caída del precio del crudo y en la actualidad por el programa con el FMI, que pone énfasis en el control de gasto, dado que no “queremos” avanzar en incrementar IVA o tomar correctivos en el campo de la Seguridad Social, que demanda importantes e insostenibles recursos fiscales.

Son tiempos de identificación de fuentes de financiamiento en el Sector público, de búsqueda de equilibrio entre una mejor recaudación, un escenario incierto del precio del crudo ecuatoriano y el deseo de no acumulación de más atrasos.

Al finalizar el mes de septiembre el crudo ecuatoriano podría ubicarse en USD 74, que podría ser 8 dólares más bajo que los USD 82 del mes de agosto. Los recientes precios del crudo ecuatoriano podrían acercar el promedio anual 2022 a los USD 83,4 que el FMI había estimado meses atrás. En último mayo, para todo el 2023, el FMI lo estimó en USD 75,3 y habría que observar si se usa esta estimación para la proforma. Finanzas cuenta con 30 días para afinar el lápiz y enviar su proforma financiada para que sea analizada en la Asamblea Nacional.