Apartemos los nubarrones

  Columnas

Apartemos los nubarrones

Puede sonar a poco para dedicarlo a sectores deprimidos, pero al menos permite no tener que buscar deuda en mercados que hoy están cerrados con 20 % de rendimiento’.

Lo informado sobre renegociación de deuda china es positivo, lanza hacia adelante los vencimientos de pago de buena parte de las amortizaciones y quita presión en la búsqueda de financiamiento de los siguientes 2 años, al tiempo que reduce cerca de USD 30 millones los intereses. Puede sonar a poco para dedicarlo a sectores deprimidos, pero al menos permite no tener que buscar deuda en mercados que hoy están cerrados con 20 % de rendimiento.

Se debería actualizar presupuesto. Hasta agosto de 2022 los Ingresos totales del Presupuesto General del Estado sumaron USD 19,8 miles de millones (mm) a un ritmo de USD 2,5 mm mensuales en promedio. Suponiendo que ingresos son similares al año anterior en los últimos 4 meses, se podría esperar que de septiembre a diciembre ingresen únicamente USD 2,1 mm cada mes. Los Ingresos totales de septiembre a diciembre podrían sumar USD 8,4 mm adicionales y llegar a USD 28,2 mm al finalizar el año 2022.

El Presupuesto codificado, aquel que recoge las estimaciones más recientes en el Ministerio de Finanzas, considera que el año terminará con USD 26,4 mm de Ingresos totales, lo cual podría significar que los ingresos codificados estén subestimados en al menos USD 1,8 mm.

El Gasto total se lo puede determinar sumando Ingresos totales y Déficit Fiscal. Si los ingresos totales llegasen a USD 28,2 mm y dado que se espera un déficit fiscal de USD 2,2 mm, matemáticamente hablando, quiere decir que el gasto total alcanzaría cerca de USD 30,4 mm al finalizar 2022. El Gasto total superaría ampliamente el 5 % del Presupuesto inicial y requerirá un proceso especial de aprobación y eso quizás sea el motivo para atrasar la presentación de cifras más reales.

Acá el punto relevante es que para llegar al gasto estimado es necesario que, de septiembre a diciembre, el gasto mensual sea USD 2,9 mm, cuando en los primeros meses del año han sido USD 2,4 mm. El Gobierno, para cumplir su meta de Déficit Fiscal, debería gastar USD 500 millones mensuales adicionales a lo gastado hasta agosto y mientras más se tarde en hacerlo, menos impacto generará en la economía.

La próxima semana el BCE presentará la cifra del PIB para el segundo trimestre y enviará una clara señal de qué tan cerca o lejos estaremos de alcanzar su estimación de 2,9 % para 2022. El gasto del gobierno ayuda poco a empujar el crecimiento económico si se considera que de un año a otro (excluyendo la cuenta de financiamiento de derivados importados) podría crecer apenas el nivel inflacionario. El crecimiento, alto o bajo, será resultado del empuje del consumo y mayor actividad privada que pudiera haber generado un aumento de inversión de largo plazo.

Nos queda un trimestre por delante para mover la economía, desde el sector público atendiendo atrasos, ejecutando a mejor ritmo obra pública con la expectativa de pagos puntuales, brindando ventajas de hospedaje a inversión local o extranjera que pudiera adelantar grandes inversiones en proyectos que deban ejecutarse con el sector privado, apostando por destrabar procesos para alentar alianzas públicas privadas, mientras elevamos el interruptor para aquellos que con paros y movilizaciones hacen esfuerzos por acercar nubarrones y apagar la luz.