Columnas

Recitales

Esperemos que en el transcurso de esta corta campaña la mayoría de los ecuatorianos podamos decidir por quién votar.

No hubo debate, solo un repositorio de comentarios, y uno que otro contrapunto suavecito, sin que haya destacado ninguna figura que infunda seguridad, experiencia, aplomo o conocimiento para aspirar al sillón presidencial. Mucho tema suelto sin contestar; muchos de los preguntados divagando sin encontrar sus puertos de destino, con ausencia de ideas concisas y claras. Todos tienen su plantilla y sobre esa se montaron, nada interesante ni nuevo, que permita mover la aguja electoral. Demasiados candidatos sin confrontaciones de ideas, fue puro ruido y pocas nueces.

De buenas intenciones está lleno el camino al infierno, dice un sabio refrán; todos ofrecen millones de plazas trabajo, pero nadie dice cómo ni de dónde sacarán el dinero, ni que políticas públicas aplicarán para lograrlo. Todos quieren cambiar las leyes y se olvidan de que ellos pretenden llegar al Ejecutivo, no al Legislativo, ni a presidir una constituyente. La verborragia repleta de populismo fue el común denominador entre los candidatos, uno que otro trataba de dar algo de fundamento a sus propuestas, sin lograr convencer en ninguno de los casos. Todo muy por encima, con grandes enunciados y cantos de sirena.

Lo destacable de la noche fue el pedido que hizo uno de los candidatos al correísta, al solicitarle que en lugar de “recuperar” el futuro, situación imposible puesto que no se puede recuperar lo que no ha ocurrido, le sembró como idea que traiga lo robado en el pasado, para financiar buena parte de las necesidades económicas de nuestro país.

Una lástima que el dinero de todos los ecuatorianos sea usado para financiar las campañas electorales y eventos tan pobres, carentes de mensajes de calidad y profundidad. El gran perdedor de los recitales del pasado fin de semana fue el pueblo ecuatoriano, al que se lo privó de escuchar ideas claras, para definir y formar la intención de voto. La pobreza de comunicación fue la estrella principal de este encuentro de recitadores. Esperemos que en el transcurso de esta corta campaña la mayoría de los ecuatorianos podamos decidir por quién votar.