Una buena zarandeada

  Columnas

Una buena zarandeada

No tomen las críticas como ataques a su Gobierno, tómenlo como una buena zarandeada para que despierten, actúen y corrijan lo graves errores cometidos. La cartera de Seguridad Pública ha fracasado.

La incapacidad para manejar la seguridad en nuestro país queda en evidencia con cada noticia trágica que recibimos. Sicariatos, femicidios, violaciones, secuestros, entre otros flagelos contra los ciudadanos; nadie se salva de los ataques de la delincuencia.

El más reciente hecho escalofriante fue el femicidio de la Ab. María Belén Bernal, mujer y madre asesinada por su esposo, un oficial de la Policía Nacional, pero lo que estremece aún más es que este execrable hecho ocurrió al interior de la Escuela de Formación de la Policía, un recinto estatal. Lamentablemente, las palabras del Gobierno y sus autoridades siempre son las mismas, llenas de contradicciones, disculpas, lamentos, falsas promesas y comunicados con formatos donde solo cambian la víctima, el victimario, el lugar y la forma. No se trata de pedir ayuda internacional para ver quién viene a socorrer al Ecuador. El Gobierno debe dedicarse a gobernar y con autoridad enfrentar el desangre de nuestra nación, pues por algo se lanzó a presidente, no solo para la foto con la banda.

La inoperancia e impavidez de las autoridades nos estremecen, son una suerte de enterradores de los miles de asesinados que caen a diario. Es preocupante la sensación de abandono que tenemos todos los ciudadanos cuando salimos a la calle esperando que nada malo nos ocurra, debido a la ausencia de control y accionar de quienes por ley deben protegernos. El Gobierno debe hacer un ‘mea culpa’ y cambiar el tono de su administración. Ha sido muy tolerante con los errores y horrores en los que han incurrido sus subalternos. La casa debe ser remecida para expulsar todos estos malos elementos que la tienen postrada. Esperemos se haga justicia en honor a las víctimas y sus familias y que el máximo rigor de la ley caiga sobre los responsables.

Reestructuración, depuración y acción son necesarias al interior del Gobierno y sus autoridades. No tomen las críticas como ataques a su Gobierno, tómenlo como una buena zarandeada para que despierten, actúen y corrijan lo graves errores cometidos. La cartera de Seguridad Pública ha fracasado.