Recuperación y renovación en la ONU

  Columnas

Recuperación y renovación en la ONU

Que mediante la revitalización de la cooperación, “el futuro que queremos” para las generaciones más jóvenes se convierta en el que obtengamos.

La comunidad internacional necesita con urgencia nuevas herramientas, ideas e iniciativas para encarar las amenazas y desafíos comunes que enfrentan los 193 países miembros de Naciones Unidas. El 75º aniversario de esta organización mundial, celebrado el 24 de octubre, Día de las Naciones Unidas, brinda la oportunidad de trazar un camino con dirección hacia las alianzas que necesitamos forjar para los desafíos que afrontaremos en los años y décadas por venir. A raíz de la pandemia de COVID-19 - la crisis más costosa y de mayor alcance desde la II Guerra Mundial- se hace evidente la necesidad de una renovación y recuperación de la institución. Entre las amenazas y los desafíos más azarosos, fuera de la pandemia, se encuentran el clima global rápidamente cambiante, los conflictos violentos, los desplazamientos en gran escala en Estados frágiles, y los ciberataques sofisticados. Todos estos desafíos superan la capacidad individual de cualquier país para resolverlos por su propia cuenta. La cooperación internacional es de crucial importancia, pero se ve amenazada por el resurgimiento de un nacionalismo que pone en peligro la estructura del orden internacional construido hace tres cuartos de siglo. Para ayudar a promover las respuestas cooperativas a los problemas mundiales más apremiantes, estamos encantados de prestar nuestro apoyo a la Hoja de ruta para el futuro que queremos, las Naciones Unidas que necesitamos, presentada el mes pasado al presidente de la Asamblea General de NN. UU. en el Foro de Gobernanza Global UN75. Al haber ambos defendido en el pasado las políticas exteriores de nuestros países como sus representantes en Nueva York, y haber moldeado tales políticas estando al timón de nuestros respectivos ministerios de Relaciones Exteriores, sabemos por experiencia que las ideas originales que provienen de las partes interesadas externas pueden ayudar a impulsar el avance de organizaciones multilaterales complejas, llevándolas hacia la obtención de resultados de suma positiva. Si todos los Estados miembros ponen en práctica la Declaración sobre la conmemoración del 75º aniversario de las Naciones Unidas de manera adecuada y con apoyo de la sociedad civil mundial, ellos pueden fomentar un espíritu de cooperación internacional renovado con dos objetivos que se refuerzan mutuamente: el fortalecimiento institucional y una recuperación de la pandemia que sea a su vez sólida y “verde”. También abogamos a favor de una Cumbre Mundial sobre Gobernanza Global Inclusiva que se celebrará en septiembre de 2023, y buscará mejorar y equipar el sistema de gobernanza global para abordar los principales problemas que enfrenta la comunidad internacional, y marcar el comienzo de un nuevo pacto con los ciudadanos con el objetivo de mejorar y reconstruir la confianza en sus instituciones multilaterales. Se deberá convocar en 2021 a dos Cumbres del G20, similares a las celebradas en Londres y Pittsburgh, que trazaron un camino a seguir tras la crisis financiera mundial de 2008. Se necesita más que nunca un liderazgo ilustrado, apoyado por ideas y presión política de la sociedad civil alrededor de todo el mundo. Que mediante la revitalización de la cooperación, “el futuro que queremos” para las generaciones más jóvenes se convierta en el que obtengamos.