Columnas

RBU

"¿Hasta cuándo sufriremos la proliferación de estos candidatos llaveros que no supieron administrar ni sus mesadas y ahora quieren administrar el presupuesto nacional?"

La Renta Básica Universal, la genial idea pensada en algún ático para salir de la pobreza: regalémosle a los pobres todos los meses 400 electrodólares. No afectará la economía, dicen los ilustrados, pues al final todo regresa a la misma computadora de donde salió. Esta gran idea parece parida por el mismo artífice de la eliminación de los fonditos, el impulsador de los impuestos a la herencia, a los patrimonios, al tránsito del dinero, al creador de las contribuciones para los damnificados de un terremoto que aún siguen temblando. Es una más de la lista de ideas destinadas a meter la mano en los bolsillos de todos para redistribuirlo a sus propios bolsillos. Regalar dinero electrónico es una forma poco sutil de llevar la dolarización al borde del abismo; la vía directa a la creación del mayor impuesto de todos, la inflación, el impuesto que golpea a los más vulnerables sin que siquiera se den cuenta de qué los sacudió o por qué sus sueldos no alcanzan para comprar lo mismo que compraron el mes pasado.

La generación de los ‘millennials’, la gran base del electorado actual, no vivió los procesos inflacionarios de los noventas, producidos por la imparable maquinita que imprime billetes inorgánicos, billetes sin valor que permiten billetear a sus devotos y fieles electores, quienes no lograban entender por qué al cabo de unos días de recibir su RBU, esta ya no valía nada pues provino de un papel moneda generado sin generar una riqueza que lo respalde. Para que haya billete en el bolsillo de los ecuatorianos debe haber generación de riqueza. Para que haya generación de riqueza se debe producir, para producir se debe trabajar, ahorrar y generar condiciones para la inversión. El imberbe viajero del socialismo 21 no entiende y se ufana de que su solución permitirá a todos tener billete. Un billete que solo servirá de papel higiénico y ni eso, porque ahora será electrónico. ¿Hasta cuándo sufriremos la proliferación de estos candidatos llaveros que no supieron administrar ni sus mesadas y ahora quieren administrar el presupuesto nacional? ¿Hasta cuándo seguirán apareciendo con tenebrosas posibilidades de llegar al poder?