Viacrucis

  Columnas

Viacrucis

El Viacrucis es la contemplación del rostro doliente del Señor. Es la memoria de los sufrimientos que debió vivir Jesucristo para salvarnos del pecado.

Podemos asumir también como viacrucis a los tormentos que tenemos que pasar los ecuatorianos cuando se nos roban el vehículo y denunciamos en la Fiscalía tal delito, pues a la desazón que nos causa el robo de nuestras pertenencias debemos agregar las estaciones del viacrucis que nos toca rezar hasta llegar a conseguir que a la función Judicial le dé la baja al vehículo robado.

Luego de transcurridos seis años desde que se robaron mi carro, aún sigo constando en el Servicio de Rentas Internas como deudor de obligaciones por matrícula del vehículo. Pido, por este medio, a los señores ladrones, que por favor se dignen matricular el carro. Hasta tanto, seguiré rezando las estaciones; ¡quién sabe si del cielo llegue la luz que ilumine a la función Judicial del Ecuador y termine mi viacrucis. Las escenas que describo son dignas del Absurdistán que habitamos.