Lo que el pueblo espera

  Columnas

Lo que el pueblo espera

En fin para empezar a construir el futuro de nuestra patria, que se vio deteriorado por el régimen a sí mismo llamado “revolución ciudadana”, que de tal nada tiene...’.

La situación gravísima que confronta el Ecuador en lo ético, en lo económico, en la seguridad social y jurídica, en la salubridad , entre otros aspectos, es lo que ha determinado la firme actitud de toda la sociedad para “arrimar el hombro” como un solo hombre, y cooperar con el nuevo gobierno nacional para que pueda cumplir con su programa de trabajo, que contempla todos los campos de la actividad social , laboral, de salud, de trabajo, de emprendimiento, de defensa de la juventud, de inclusión de los sectores sociales marginados. En fin, para empezar a construir el futuro de nuestra patria, que se vio deteriorado por el régimen a sí mismo llamado “revolución ciudadana”, que de tal nada tiene.

Por estas consideraciones es que la ciudadanía exige que no solamente se busquen nombres para ocupar las dignidades de la Asamblea Nacional, porque la solución no está en los nombres ni en el género, sino en el compromiso histórico que todas las fuerzas políticas tienen para suscribir un documento de concertación nacional que se cumpla en forma rectilínea por todos, ya que tenemos una misión nacional trascendente y solemne.

El pueblo ecuatoriano no permitirá por motivo alguno que se traicione su actitud de rechazo a la corrupción, a las ansias de poder por los siglos de los siglos de algunos que se creen predestinados para gobernarnos eternamente.

El 11 de abril de este año el Ecuador dio una lección a Latinoamérica de cómo democráticamente y con el voto popular se “destronan” dictaduras disfrazadas de constitucionalistas.

El próximo gobierno, que empieza sus gestiones el 24 de mayo próximo, debe contar para su gestión de gobierno con personas con liderazgo y verdaderos conocedores de nuestra realidad.

Tenemos fe y confianza en la administración futura. Va a enfrentar como todo gobierno problemas, pero los podrá superar si se mantiene conectado mediante el “reencuentro” con todos quienes votaron por este nuevo orden de cosas, que esperamos sea la iniciación de una nueva era para el Ecuador.