La Ley de Extinción de Dominio

  Columnas

La Ley de Extinción de Dominio

"...no se trata de un caso de prejudicialidad porque no se exige que haya una sentencia penal previa para actuar en la forma que esa ley dispone"

La Asamblea Nacional goza de un merecido desprestigio ante la opinión nacional como consecuencia de su incapacidad para legislar y fiscalizar, que son dos de sus principales atribuciones, de conformidad con la Constitución y con las leyes de la República, a lo que se suman los delitos de corrupción en los que se encuentras involucrados, enjuiciados, privados de su libertad arriba de sesenta “honorables legisladores” de la “prestigiosa” Asamblea, todo lo que pone en mal predicamento a esta función del Estado ante los ojos de propios y extraños. La Asamblea, en lugar de cumplir su rol estelar, se ha dedicado a llevar a cabo tareas insustanciales con las que ha demostrado la poca capacidad ética, intelectual, jurídica y política de sus integrantes , con honrosísimas excepciones que lo que hacen no es otra cosa que confirmar la regla. 

Cuando están a pocos meses de terminar sus funciones, para las cuales muchos de estos Solones criollos aspiran su reelección, ojalá tengan la sensibilidad de aprobar la denominada Ley de Extinción de Dominio, que de entrar en vigencia como está concebida sería un instrumento legal para que la corrupción se detenga en este país, pues esta ley dispone que todos los bienes adquiridos dolosamente como consecuencia de la comisión de delitos de corrupción por personas privadas o funcionarios públicos y personas de derecho privado les sean quitados, dando por terminado el dominio que sobre ellos tengan los corruptos, con la circunstancia especialísima de que se los pueden quitar cualquiera sea el momento en que los adquirieron. Es decir que por tratarse de una ley civil no cabe su retroactividad, por una parte; e, igualmente por otra, no se trata de un caso de prejudicialidad porque no se exige que haya una sentencia penal previa para actuar en la forma que esa ley dispone. 

Con leyes como esta puede combatirse la corrupción a fondo y para siempre, que es el sueño dorado del pueblo que ve cómo sus dineros se los llevan los ladrones de cuello blanco. La Asamblea tiene la palabra, ojalá cumpla.