Columnas

“La estupidez no tiene fin” (Paul Tabori)

Este comentario está orientado a defender la estabilidad y la seguridad del Estado.

Paul Tabori es autor de la obra Historia de la estupidez humana. En ella dice que algunos nacen estúpidos, otros alcanzan el estado de estupidez y hay individuos a quienes la estupidez se les adhiere. Estas reflexiones sirven para analizar la resolución de la Asamblea al aprobar el informe de la comisión ocasional (la Constitución manda que solo existan comisiones permanentes) para llevar a cabo un juicio político contra el presidente de la República. Este comentario está orientado a defender la estabilidad y seguridad del Estado. Hemos acudido a Paul Tabori para respaldar este comentario porque la resolución aprobada por la Asamblea se fundamenta en aspectos contrarios a la Constitución, a las leyes. El informe adolece de vicios graves que dan para pensar en la poca o ninguna capacidad cultural y jurídica de sus autores. Lo que en realidad existe es una descarada confabulación para terminar con el régimen constituido. Inicialmente el informe acusó al presiden de “traición a la patria”. Como la ciudadanía rechazó este despropósito, sus autores dieron marcha atrás. De haber sido cierta la imputación, no debieron recular. Por eso la estupidez causa risa… Entonces buscaron otro argumento: el presidente había cometido delito de peculado por omisión. Esto no consta en los arts. 129 y 130 de la Constitución como causal para juicio político. La estupidez avanzó y acusaron al presidente por delitos de peculado, cohecho, concusión. Mas la acusación no puede ser formulada de esta manera, debe ser “singularizada”, como ordena el art. 148 numeral 2 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, que manifiesta que cabe el juicio político “si en la solicitud se singulariza la infracción que se le imputa y si la tipificación jurídica que se hace en la solicitud, cabe en el tipo de infracciones previstas en el art. 129 de la Constitución”. Esto debe ser motivo más que suficiente para que la Corte Constitucional, en el momento legal pertinente, se pronuncie en el sentido de que no procede el juicio político contra el presidente. En una demostración más de estupidez, los asambleístas hablaron de “comerse” al presidente por incapacidad mental. Son psiquiatras y psicólogos los honorables... Les va a doler quedarse con los churos hechos en su desesperada carrera por comerse al presidente. Como van las cosas, no se producirá.