Columnas

Modelos superpuestos

"Parece fácil, parece sencillo, pero superponer modelos no resulta conveniente"

Acaso porque en otras latitudes se lo está implementando, parecería que nuestro Ministerio de Educación al pensar en el retorno a clases presenciales está analizando el hacerlo a medias, de a poco, fusionando los dos modelos; es decir: los estudiantes asisten por unos días y en otros momentos continúan desde sus casas bajo el régimen virtual.

Hemos expresado a lo largo de todo este tiempo nuestro criterio sobre las diferencias metodológicas y didácticas de los modelos, por ello, hoy queremos expresar nuestro criterio en relación a fusionarlos y trabajarlos como parte de una única gestión docente, cosa que creemos equivocada porque sin duda sobrecarga, y mucho, la labor profesoral al poner al docente a manejar indistintamente y de manera alternativa una y otra estrategia, una y otra práctica profesoral.

Hablar de clase virtual es, para el profesor, hablar de recursos totalmente distintos de aquellos que se utilizan en el aula. Reclama otras exigencias, pues debe afinar desde la planificación, una clara construcción de esas herramientas que sin duda en la clase presencial no se requieren con tanta carga y temporalidad; en esta, la presencia del profesor como facilitador, como organizador y ordenador del tiempo de clase, facilita incluso la solución del imprevisto, cosa que evidentemente en la clase asincrónica o en los documentos no se puede anticipar.

Por respeto al tiempo del profesor sería más prudente esperar para volver a clases presenciales cuando esto ya sea definitivo, porque ese ir y venir de metodologías y estrategias puede generar confusiones en los propios alumnos en cuanto a la dedicación y tiempo que deberían entregarle a cada cosa. Parece fácil, parece sencillo, pero superponer modelos no resulta conveniente.

De otro lado, colegios montados a media llave que se arman y desarman para atender grupos reducidos de estudiantes acaso no terminen de generar los mejores ambientes para el reencuentro, sin contar con los problemas de traslado y transportación que no soportan la discrecionalidad y que tienen más bien que constituir hábitos y rutinas claras.