Disciplina

  Columnas

Disciplina

"La disciplina desaparece cuando no se la va forjando y trabajando desde las pequeñas edades".

Oír a las autoridades locales, nacionales e incluso a las de otras latitudes hablar sobre el comportamiento de los ciudadanos durante la cuarentena es como caer en un lugar común. En algunos casos las fotografías hablan por sí solas: las gentes circulan ignorando completamente las disposiciones y entregando cualesquier tipo de justificaciones para cometer el desatino.

Parecería ser que a los seres humanos de estos tiempos nos cuesta mucho seguir disposiciones y que nuestro “Yo” está muy por encima del nosotros comunitario. Lo curioso es que nos extraña, pues desde hace mucho tiempo se ha ido construyendo ese modelo de individuo: irreverente, indolente, prepotente, fortalecido en sus propios deseos, angustias y ansiedades. El hombre de estos tiempos se alza sobre los demás.

Y decimos que el modelo se construye, porque desde muy pequeños permitimos a los niños hacer y deshacer: no siguen consignas, se rebelan contra las disposiciones paternas y simplemente, como decimos entre nosotros: “no hacen caso”, andan a su aire, creciendo en un inmenso mundo de permisibilidad y complacencia. Un niño que crece así no puede producir un ciudadano diferente ni distinto, será como se muestra actualmente y producirá el tipo de sociedad que estamos contemplando.

Siempre dijimos que permitir a ultranza es un riesgo enorme pues se crece sin límites, sin respeto ni consideraciones. La disciplina desaparece cuando no se la va forjando y trabajando desde las pequeñas edades. El ser humano, decían los sabios, es “un animal de costumbres” por tanto, repite lo que ve, hace lo que le dejaron hacer y se impone egoísta sobre el otro.

El reto es grande para padres y educadores a fin de recomponer tantos años de despreocupación.

Que los padres formen con firmeza y claras reglas, que los educadores no teman perder al alumno por complacer al padre y lo sancione o llame la atención cuando sea necesario.

Sin disciplina no hay estructura organizacional, ni propia ni en la sociedad.

Hagamos mejores ciudadanos formando mejores niños.