Cartas de lectores

Vicente Piedrahíta (respuesta al Lic. García Plúas)

Mi respuesta no se hizo esperar y está recogida...

En abril de 1971 se publicó en El Universo una aclaración del presidente de la Asociación de periodistas de Daule, Lic. Óscar Villena Rugel, relacionada con un artículo mío sobre la vida del Dr. Vicente Piedrahíta, donde expresé que era nacido en Guayaquil. El Lic. Villena creía entonces que Piedrahíta era dauleño porque así lo dicen los libros Un ecuatoriano Ilustre y Un emigrado de su tiempo, editados en Quito por los Dres. Manuel de Guzmán y Carlos de la Torre, a su vez basados en valiosas monografías y en la obra del ilustre genealogista Pedro Robles, 1938. 

Mi respuesta no se hizo esperar y está recogida en el tomo II, pág. 370, de mi obra El Ecuador Profundo, fundamentada en lo siguiente: el Diccionario Biográfico Americano (París 1875) de José Domingo Cortés, editado en vida de Piedrahíta, dice: Piedrahíta, Vicente.- Ecuatoriano, nació en Guayaquil en 1834. Lo repiten las ediciones del 14 y del 21 de septiembre de 1878 del semanario Los Andes, de Guayaquil. La Oración del Canónigo José María de Santistevan Plaza pronunciada en las solemnes honras fúnebres el miércoles 2 de octubre de 1878 en el templo de la Merced de Lima: Piedrahíta, Piedrahíta, ese preclaro guayaquileño, ya no existe. Guayaquil, patria feliz de VP, quien vio los primeros rayos matutinos el 22 de junio de 1833. Igual el discurso del R.P. Moro que se inicia así: Piedrahíta, guayaquileño ilustre nacido en 1834. Piedrahíta nativo de Guayaquil, donde vio la primera luz. Ambas piezas constan en La Corona Fúnebre, Guayaquil, 1880, imprenta de José Fidel Montoya. Tantos indicios de personas que fueron sus contemporáneos, parientes íntimos, amigos de confianza, asegurando lo mismo, no dejan dudas sobre el lugar de su nacimiento. 

Si su partida de bautizo no ha sido encontrada en Daule ni en Guayaquil se debe a las pérdidas sufridas a causa de los incendios. En la 3ra. edición de la obra de Robles Chambers trabajada por el Lic. Ezio Garay, Guayaquil, 2002. Pág. 448, Tomo 1 se enmienda el error y Piedrahíta aparece guayaquileño.

Rodolfo Pérez Pimentel

Cronista Vitalicio de Guayaquil