Vetustez del sistema penitenciario

  Cartas de lectores

Vetustez del sistema penitenciario

El Estado, como responsable de los establecimientos de detención, es garante de los derechos de las PP

Las condiciones de criminalidad han variado y crecido, mas la gestión del sistema penitenciario es la misma, debilitada por malas políticas públicas. La delincuencia común tiene origen económico-social, en especial pospandemia, con disminución del empleo. No están delineadas las formas de crisis carcelaria ni la salida del complejo escenario y profundo problema humano. Aumento de pobreza, sobre todo en áreas rurales, indígenas, afrodescendientes y de bajo nivel educativo, han sido caldo de cultivo para que crezca la delincuencia y criminalidad. Desidia, desatención de anteriores gobiernos y falta de trato científico a la gestión penitenciaria: infraestructura, economía, educación, salud, trabajo, deportes, aplicación de normas internacionales sobre tratamiento de reclusos, como las Reglas Mínimas aprobadas por la ONU en 1955, que dan protección y garantías a los presos. Las cárceles antes estaban llenas de delincuentes sancionados por robos, hurtos, homicidios; hoy por tráfico de drogas, microtráfico y sicariato, con presencia de cárteles de Colombia, México y Venezuela. Es urgente invertir en el sector carcelario y cambiar los procedimientos arcaicos y vetustos de gestión, con participación de criminólogos, antropólogos, médicos, sociólogos, penalistas, psicólogos; rescatar la paz, trabajo, salud y reeducación, a fin de hacer efectiva la rehabilitación. El Estado, como responsable de los establecimientos de detención, es garante de los derechos de las PPL.

Dr. Franklin Salazar Savinovich