Cartas de lectores

Sobre el tratado de límites Salomón-Lozano

El Tratado Salomón-Lozano fue un acuerdo de límites y navegación fluvial entre Colombia y Perú firmado el 24 de marzo de 1922 en Lima y puesto en vigor el 19 de marzo de 1928, poniendo fin al litigio territorial de cerca de un siglo. Aprobado por los congresos y presidentes de ambas naciones, se firmó el acta de entrega del poblado de Leticia y demás territorios por el tratado en 1930. Según la geopolítica colombiana, Colombia tuvo que ceder al Perú la zona comprendida entre el río Putumayo y los ríos Napo y Amazonas, que pertenecía a Colombia por el ‘uti possidetis jure’ de 1810, tal como se había suscrito con Ecuador, no percatándose este de que iban a ser entregados estos territorios a Perú: Tratado de Pasto de 1832, Tratado de 1856 y Tratado Muñoz Vernaza-Suárez de 1916. Según la geopolítica peruana, le cedió a Colombia las franjas de los ríos Caquetá y el Putumayo, perdiendo alrededor de 100.000 km2 de territorio. Existiendo asentamientos en puertos de Tarapacá y Puerto Arica, fundados por colonos peruanos y perdidos en la Guerra del Pacífico; se incluyó el poblado de Leticia y la porción entre el Putumayo con el Amazonas llamado “Trapecio amazónico” o “Trapecio de Leticia”, con el fin de que Colombia tenga salida al Amazonas.

José Arrobo Reyes